Los socialdemócratas suecos reafirman su identidad ideológica

Con un discurso interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los delegados, Olof Palme clausuró el 29º Congreso del Partido Socialdemócrata. En su tercera intervención ante el congreso, el líder del partido reiteró su convicción de que la inflexibilidad del partido es un rasgo de clara afirmación de su identidad. Se trata de la defensa del trabajo, la justicia y la paz, agregó. Esto no significa, dijo Palme, desconocer los cambios de la realidad y por ello las medidas políticas del partido y el Gobierno se han puesto a prueba en varias oportunidades a la luz de su desarrollo.Resaltó la importancia de la identidad de la socialdemocracia, más aun cuando en tiempos amargos había sido obligada a adoptar medidas impopulares. Afirmó que el congreso, que contó con una fuerte presencia femenina, había sido una clara afirmación de esa identidad. Desestimó las especulaciones de la Prensa burguesa sobre divisiones en el partido, especialmente la denominada "guerra de las rosas" (en alusión al símbolo partidario) que señalaban un áspero enfrentamiento entre la cúpula sindical, la política económica del partido, Una primera evaluación del congreso permite señalar el incontestable liderazgo del primer ministro, no sólo por su confirmación en el cargo, sino por la aclamación que rubricó sus palabras y también la afirmación de unidad del partido más allá de eventuales discrepancias sobre algunos temas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de septiembre de 1984.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50