TRIBUNALES

El entusiasmo de los jueces contrasta con la frialdad del ministro

El entusiasmo despertado en los magistrados del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional por el discurso de Federico Carlos Sainz de Robles en el acto de apertura del año judicial -materializado en un aplauso de más de un minuto de duración-, contrastó con la frialdad que mostraron Fernando Ledesma y los restantes altos cargos del Ministerio de Justicia presentes, que no aplaudieron al orador. Igual actitud adoptó la minoría progresista del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que se abstuvo de aplaudir a su presidente.Según algunos consejeros, la actitud pasiva se extendió a casi la mitad del CGPJ. EL PAÍS pudo comprobar que al menos los consejeros Eduardo Jauralde, Perfecto Andrés Ibáñez y Jairne Cortezo se abstuvieron de asentir con su aplauso al discurso de Sairíz de Robles. Otros expresaron su preocupación y un consejero valorá el discurso como "preelectoralista".

Según esta fuente, el único cargo del CGPJ sobre cuya posibilidad de reelección en 1985 no cabe duda es su presidente, tanto con la ley vigente como con la futura. La única diferencia es que el proyecto de LOW requiere una mayoría de tres quintos de los miembros del CGPJ, mientras que en la actualidad se exige mayoría absoluta en la primera votación y simple en la, segunda.

José Gabaldón, presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), que agrupa a la gran mayoría conservadora de la carrera judicial, se mostraba ayer satisfecho tras el discurso de Sainz de Robles. Si la APM consigue 10 de los 12 consejeros de procedencia judicial y de los ocho de elección parlamentaria, dos o más corresponden a un candidato de Alianza Popular, Sainz de Robles contaría con los tres quintos necesarios para su reelección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de septiembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50