Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El eco de la nueva música de Luis de Pablo

La prensa donostiarra llamó a Luis de Pablo "el gran ausente de la Quincena". En efecto, el estreno de sus Cinco meditaciones, obra compuesta expresamente para este festival, constituía la obra base del concierto de música contemporánea, y se contaba con la presencia del compositor para los ensayos, el concierto y un encuentro previo con la Prensa y los aficionados. No ha podido ser así, porque, como se ha informado, el compositor se recupera satisfactoriamente, desde ayer, en la Clínica Puerta de Hierro de Madrid, de una afección cardiaca sufrida en Cuenca, pero el maestro bilbaíno habrá sentido desde su convalecencia el eco de su nueva música y del aplauso largo con que la saludó un público bastante numeroso, a pesar de que la sesión se alejaba del habitual repertorio propuesto en la Quincena de San Sebastián.Para sus Cinco meditaciones requiere Luis de Pablo 15 instrumentistas: clarinete bajo, contrafagot, saxofón tenor, fiscorno, arpa, piano-celesta, vibráforio, marimba, cuatro violines, dos violonchelos y contrabajo, una plantilla que él rnismo califica de "pretendidamente desequilibrada", pero que le sirve perfectamente para crear -en la línea de sus últimos trabajos- una especie dé encantamiento sonoro que nace del cuidado, incluso del cariño, con que trata la escritura instrumental. Cada instrumento es en esta obra individuo y miembro de un todo. Cada instrumento, como solista, está explotado en sus características y hasta, en ocasiones, transmite la sensación gozosa de su cantar. Cada instrumento, como parte de un conjunto, traza un hilo sonoro que, al sumarse a los demás, va tejiendo una sonoridad casi orquestal reveladora de la maestría con que De Pablo maneja los elementos en este punto de su madurez. Momentos como el largo solo de contrafagot suponen verdaderos acontecimientos sonoros.

Cuarteto opus 22 (Webem), Ruid (Gehlhaar), Morsima Xenakis), Okanaghon (Scelsi) y Cinco meditaciones (De Pablo)

Ensemble 2e2m. Director. Paul Mefano.Teatro Victoria Eugenia. San Sebastián. 26 de agosto 1984.

Al hilo de citas poéticas o sugestiones propuestas por el propio autor, De Pablo medita y, cuando lo hace mirando hacia atrás, rehúye las estériles nostalgias para, desde el distanciamiento que da la lucidez del artista maduro, mostrarse tan consciente de lo que su música es como de lo que ha sido. Del pasado efimero, Del arco iris, De la piedra, Del objeto olvidado y Del estanque son los títulos y las incitaciones de estas Cinco meditaciones que añaden otra obra personalísima, espléndida, al abundante catálogo de Luis de Pablo.

El Ensemble 2e2m, grupo francés que dirige con gran conocimiento del oficio el maestro Paul Mefano, tocó con gran calidad. La singular plantilla exigida por la obra estrenada quizá condicionó en exceso el programa, algo escaso de atractivos o de contraste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de agosto de 1984