Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rodaje de la version de 'Tiempo de silencio' a la espera de una decisión de TVE

La novela de Luis Martín Santos Tiempo de silencio, considerada una de las obras clave de la narrativa española contemporánea, será llevada al cine próximamente por una productora catalana si TVE decide subvencionar el proyecto a cambio de los derechos de antena de la película. El realizador de Fanny Pelopaja, Vicente Aranda, será el encargado de la dirección, y prevé la participación de Imanol Arias, Paco Rabal, Alfredo Landa y Cristina Marsillach.

La adaptación cinematográfica de Tiempo de silencio corre a cargo del escritor Antonio Rabinad y del propio Vicente Aranda. Un guión previo se encuentra actualmente en manos de TVE, que a pesar de haber llegado a un primer compromiso con la productora no ha dado a conocer todavía su decisión definitiva.El director y la productora conflan en iniciar el rodaje a principios.de 1985. De todas formas la versión cinematográfica sólo podrá llevarse a cabo si se llega a un acuerdo con TVE, según declará a este diario el responsable de la productora Lola films, Carlos Durán, delante del realizador Vicente Aranda. "La película será costosa: calculamos que alrededor de los cien millones de pesetas. Se trata de una gran producción imposible de realizar sin la colaboración económica de TVE".

La fórmula pensada para esta colaboración es ceder a TVE los derechos de antena de la película a cambio de una aportación financiera. Acogerse a esta fórmula, regulada por el acuerdo marco negociado por los representantes de las agrupaciones de productores en 1983, supondría que la versión cinematográfica de Tiempo de silencio podría ser exhibida por televisión a los dos años de su estreno en las salas comerciales. Según Durán, "en principio ya tenemos firmada una carta de compromiso, lo que pone de manifiesto el interés de TVE por el proyecto".

Paco Rabal será Muecas

Sobre los derechos de autor, el responsable de Lolafilms afirmó que la productora "tiene ya una opción sobre la novela, que será negociada definitivamente en cuanto obtengamos la colaboración de TVE". En cuanto a los intérpretes, Durán subrayó que el repar lo previsto es todavía provisional, aunque afirmó haber hablado ya con Paco Rabal -que encarnaría el personaje de Muecas- y que al actor le ha gustado mucho el papel.La idea de llevar al cine la novela de Martín Santos es de Vicente Aranda. Se trata de un proyecto "largamente acariciado", según él, que ya ha propuesto a distintas productoras a lo largo de los últimos diez años. En la conversación Aranda sé refirió al estado del guión de la película, precisando que el trabajo realizado es de momento "más una reducción del ingente material que proporciona la novela, que una traducción al lenguaje cinematográfico".

El director opina que realizar una versión para la pantalla de la novela de Martín Santos no es excesivamente difícil: "La novela no es tan hermética, tan abstracta ni tan monolítica como parece a primera vista. Hay una descripción del Madrid de los años 40 y esa descripción, aunque muy costosa, se puede hacer con una cámara". Por otro lado, "Tiempo de silencio tiene, junto a los largos soliloquios de los personajes, mucho diálogo, aunque eso sea algo que los lectores no suelen percibir, y eso facilitaría la puesta en escena cinematográfica de la obra". El léxico utilizado por el novelista tampoco supone un problema, según el realizador, "El léxico es barroco, en algunos fragmentos difícil, pero recitado, dicho, es curiosamente mucho menos complicado".

Aranda, que asegura haberse apasionado con la lectura de la obra, dice acometer esta empresa sin ningún sentimiento de profanación, aunque con un determinado grado de respeto, "que es lo que creo que hay que tener en todas las adaptaciones y que es mayor en este caso, ya que se trata de una obra de calidad literaria reconocida".

Respeto por la novela

Sobre los largos monólogos internos de los personajes que constituyen la espina dorsal de Tiempo de silencio, Aranda afirma que traducirlos a lenguaje escénico le parece violar la novela. "Creo que merecerían una puesta en escena literaria. Por ejemplo, algunos de los soliloquios, como los de Cartucho o el de Doña Luisa, tengo la intención de dejarlos como están, que un actor los diga de cabo a rabo, aunque soy consciente de que eso no va a resultar muy realista. Harán falta, por descontado, buenos intérpretes que sean capaces de llenar la pantalla durante 10 rriinutos si es necesario con su sóla presencia y con las palabras del texto, pero yo creo que los, hay, sobre todo para hacer la película de esta novela de raíz tan española. Lo que no voy a emplear, sí puedo evitarlo, es la voz en off".El reparto evolucionará, igual que el guión: "Es un casting teóríco. Me gusta la idea de un Rabal-Muecas; creo que Landa sería un perfecto Amador, y para el personaje de Dorita, que tiene una intervención casi puramente física en la novela, hace falta un bombón. cinematográfico como Cristina Marsillach. Para los demás personajes de la obra -como Cartucho, Florita, Matías, el inspector Don Similiano o Ricarda- harán falta también grandes actores porque todas las voces de esta novela son de suma importancia". Pedro, el protagonista, mantendrá sin embargo en la película ese papel predominante que tiene en la novela como alter ego del narrador y personaje que ejemplifica el proceso de destrucción del individuo por parte de la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 1984

Más información

  • El realizador cinematográfico Vicente Aranda, responsable del proyecto