Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El plan urbanístico más ambicioso de la corporación socialista

Polémica sobre la adjudicación de un proyecto histórico

La nominación de Rafael Moneo como arquitecto encargado de dirigir el diseño arquitectónico de la nueva estación ferroviaria de Atocha ha levantado ampollas entre los especialistas, por Ia irregularidad que supone adjudicárselo a una persona con las ideas de otros", afirma José Antonio Fernández Ordóñez, ingeniero de caminos e integrante de uno de los cinco equipos que fueron llamados para presentar proyectos sobre la operación Atocha. El proyecto de Rafael Moneo contaba con el voto favorable de Eduardo Mangada, miembro de la comisión de seguimiento y consejero de Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, mientras que el de Fernández Ordóñez y Estanislao Pérez Pita fue considerado el mejor por tres miembros de la citada comisión.Al no estar definido el proyecto definitivo, la comisión de seguimiento decidió incluir 16 puntos o ideas básicas que, recogidos de los cinco proyectos presentados, tienen que ser necesariamente incorporados en la solución definitiva. Fernández Ordóñez afirma que, salvo las recomendaciones generales comunes a todas las propuestas, "cinco directrices son exclusivamente nuestras e incompatibles con la idea de Moneo".

"No entiendo", afirma Fernández Ordóñez, "cómo pudo el director general de Infraestructura del Transporte, Antonio Alcaide, anunciar que se ha elegido el trabajo de Moneo como idea directriz porque es el que mejor potencia el entorno urbano, por incluir, entre otras ideas, explanadas peatonales sobre la estación de cercanías y pasarelas peatonales sobre la estación de largo recorrido, cuando esas ideas corresponden a nuestro trabajo". Para el equipo de Fernández Ordóñez" Atocha no puede ser, no es posible porque las ideas de uno y otro equipo son incompatibles. La única solución posible ahora es kafkiana y surrealista". ,

Apolinar Rodríguez, ex miembro de la comisión de seguimiento que adjudicó el proyecto a Moneo, asegura que el director de Infraestructura del Transporte "falta a la verdad cuando asegura que el esquema director de la obra seleccionada es el de Moneo". La comisión de seguimiento, afirma Rodríguez, consideraba insatisfactoria la solución institucional y decidió la convocatoria de un concurso de ideas al que concurrieron cinco equipos de ingenieros y arquitectos. "Los trabajos presentados quebraron la solución institucional, que no se adecuaba al entorno urbano y daba a la marquesina un valor arqueológico".

El esquema directriz de los 16 puntos de inclusión obligatoria, reconoce el antiguo miembro de la comisión de seguimiento, "corresponden a la solución de Fernández Ordóñez". Rodriguez afirma que no discute el nombramiento ni la categoría profesional de Moneo. "Tan sólo me parece una tomadura de pelo el hecho de que se pretenda conceder la autoría del resultado final a una persona a la que no le corresponde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 1984