Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Comienza la convención de San Francisco

El partido Demócrata busca en San Francisco la unidad para llevar a su candidato, Walter Mondale, hasta la Casa Blanca

La convención nacional demócrata inició ayer sus sesiones en San Francisco con la presencia de los principales líderes del partido y de 3.933 delegados que, con toda probabilidad, elegirán a Walter Mondale como candidato a la elección presidencial estadounidense del próximo 6 de noviembre. Las críticas contra la Administración republicana del presidente Ronald Reagan, la alternativa de poder que ofrecen los demócratas y la unidad necesaria del partido para llegar otra vez hasta la Casa Blanca marcan esta primera sesión de una convención de cuatro días de duración.

Si la designación se ganara por el número de pancartas, la candidatura de Gary Hart se llevaría sin duda la victoria. Al inaugurarse ayer la convención (las doce de la noche en España), los seguidores del senador por Colorado portaban cientos de pancartas rojas en la inmensa sala subterránea del Moscone Center, eclipsando prácticamente los carteles azules y blancos de los que apoyan a Mondale. En medio de este ambiente de gran espectáculo, los platos fuertes de la sesión de apertura fueron el ex presidente James Carter y el gobernador del Estado de Nueva York, Mario Cuomo.Walter Mondale llegó en buena forma al foro de la convención, tras un fin de semana de descanso, dedicado principalmente a la práctica de su deporte favorito, la pesca, en el lago Tahoe, en California.

Durante ese fin de semana, Mondale protagonizó un momento de tensión en el seno de los demócratas al proponer el cambio del presidente del partido, Charles Manatt, por Bert Lance, ex miembro de la Administración Carter. Finalmente, Mondale dio marcha atrás, quedándose con Lance como jefe de campaña electoral y manteniendo a Manatt en su cargo ante las protestas surgidas entre los delegados de la zona oeste de Estados Unidos, donde Manatt ejerce la profesión de abogado en la ciudad de Los Ángeles.

Los dos principales rivales para la designación demócrata, Gary Hart y Jesse Jackson, criticaron la forma en que Mondale había actuado en el intento de cambio de Manatt, sin que la polémica interna llegue más allá de las tensiones propias de todo partido político.

Mondale tiene ante sí una convención controlada que, salvo imprevistos, le encargará en la noche del próximo miércoles (jueves en España) la misión de ganar la elección ante Reagan el próximo 6 de noviembre. Mondale formará equipo con Geraldine Ferraro, aspirante al cargo de vicepresidenta, para intentar ganar la elección presidencial norteamericana.

Para convencer al electorado de que los demócratas ofrecen un programa serio y viable, la convención demócrata aprobará hoy en San Francisco una plataforma -o programa de partido- basada-en el estímulo de las políticas sociales, el apoyo a la mujer y a las minorías, la reforma de la educación y el principio de una doctrina de diálogo con la Unión Soviética y de no intervención militar.

Convencer al electorado

En relación con este último punto, el de las relaciones con la URSS, la plataforma demócrata propone encuentros regulares en la cumbre entre Estados Unidos y la Unión Soviética. El programa demócrata incluye también la reanudación de las negociaciones de control y limitación de armamentos nucleares, previa congelación y con refuerzo del potencial militar convencional estadounidense, a fin de reducir la necesidad de armas nucleares.En otros puntos de política exterior, la plataforma considera que EE UU no debe enviar tropas al exterior, excepto en casos de "peligro para los intereses vitales" norteamericanos y sólo después de que hayan fracasado todos los intentos de negociaciones para resolver los conflictos.

En clara alusión a la política de la Administración Reagan en Centroamérica, la plataforma demócrata denuncia las operaciones secretas de la CIA en la región y mantiene que tales casos deberán limitarse a escenarios "donde el principio de secreto es esencial".

En otros puntos de la plataforma, los demócratas proponen la reducción del déficit federal, la creación de programas para favorecer el empleo entre los jóvenes y las minorías, el aumento de los presupuestos dedicados a la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías. En materia educativa, los demócratas proponen que en las escuelas se estimule el estudio de matemáticas, ciencias, comunicación y ordenadores. En relación con la energía, el programa da prioridad a la energía solar, térmica y geotérmica como fuentes alternativas a la actual política de centrales nucleares. En el capítulo de protección del medio ambiente, los demócratas preparan un aumento del presupuesto para la Agencia Nacional de Protección del Medio Ambiente.

En cuanto a los derechos de las mujeres y de las minorías, los demócratas defenderán la ratificación de la enmienda constitucional que debería igualar los derechos del hombre y la mujer en Estados Unidos, tema de capital importancia en materia de igualdad de salarios; también sugieren que en el Congreso se doble la presencia del número de mujeres y representantes de minorías antes de 1988. Para las minorias gay y lesbianas, los democratas proponen que se les proteja contra la violencia y se eliminen todas las medidas de discriminación en materia de empleo. Por último, en materia de emigración, los demócratas consideran que la nueva legislación debería evitar toda sanción contra los trabajadores clandestinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 1984

Más información

  • En la sesión de apertura, las pancartas en favor de Hart eclipsaron a los seguidores del ex vicepresidente