Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Comienza la convención de San Francisco

Gary Hart, el adalid de las nuevas ideas

La Convención Nacional Demócrata que se abrió ayer en el Moscone Center de San Francisco elegirá oficialmente mañana por la noche (madrugada en España) al candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Tres son los hombres que se hallan en la línea de salida de la carrera para lograr el nombramiento, aunque sólo uno cuenta con posibilidades reales de conseguirlo, Walter Mondale, que siempre contó con el apoyo del partido y hace gala de su experiencia como vicepresidente con Jimmy Carter. Los otros dos aspirantes son Gary Hart, que sorprendiera a todos, y muy particularmente a Mondale, con su fulgurante aparición a primeros de año, arropado por el patrocinio de nuevas ideas para hacer frente a los retos del futuro, y Jesse Jackson, el infatigable luchador por los derechos de la minoría negra norteamericana. Los perfiles de los tres candidatos a la designación demócrata como aspirante a la Casa Blanca han sido elaborados por Ramón Vilaró.

"Soy un candidato presidencial independiente", exclama Gary Warren Hart, de 47 años, al acusar a Walter Mondale de ser el líder de los grupos de intereses tanto dentro de los sindicatos de la central AFLCIO como entre los escaños demócratas del Congreso.El abogado Hart, con nueve años de experiencia en el Senado en representación del Estado de Colorado, ha sido la gran sorpresa de esta campaña. Saltó a la escena política nacional e internacional tras su sonada victoria en las elecciones primarias de Nueva Hampshire, donde batió inesperadamente al favorito, Walter Mondale.

Hart insiste en que la sociedad norteamericana necesita nuevas ideas y nuevos líderes: "Creo que el país tiene que hacer frente a nuevas cuestiones, nuevos problemas y nuevos retos y creo que no los resolveremos a menos que recurramos a nuevas consideraciones, nuevas ideas y nuevos líderes", repite una y otra vez. "Soy el único de entre los candidatos que cumple esos requisitos", añade para justificar su lucha hasta el final. Hart aboga públicamente porque a la Administración conservadora de Reagan se anteponga un neoliberalismo, centrado en la no intervención militar en el exterior, la congelación de armas, la reducción del gasto militar y la prioridad de los programas sociales.

Bautizado como el líder de los yuppies -así se denomina a la generación de profesionales urbanos de los años setenta y ochenta, en contraposición al movimiento hippie de los años sesenta-, Gary Hart tiene un estilo de corte kennedyano. Viste con trajes a medida, pero gusta calzar botas de vaquero tejano, montar a caballo y practicar el esquí, como buen representante de Colorado.

Hart es un gran amante del cine, que tiene como filmes favoritos Casablanca y Lawrence de Arabia. Escritor en sus ratos libres -incluso de novelas policiacas-, Hart cuenta con Tolstoi y Faulkner entre sus escritores preferidos. Su físico, de aire juvenil, le valió ser clasificado entre los 10 hombres "más sexys de América" por la revista Playgirl.

Gary Hartpence -redujo su nombre a Hart en 1961 - nació en noviembre de 1936, en Ottawa (Kansas), está casado con Lee y tiene dos hijos: Andrea, de 19 años, y John, de 17.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 1984