Inaugurado en Alcalá de Henares el mayor vertedero de Madrid para residuos sólidos

Un nuevo vertedero de residuos sólidos urbanos, el de mayor capacidad de la provincia de Madrid, fue inaugurado ayer en Alcalá de Henares. La instalación, que tratará cada año unas 50.000 toneladas de basura, generada por más de 150.000 personas, depende de una mancomunidad de ayuntamientos integrada por Alcalá de Henares, Camarma de Esteruelas y Meco. El vertedero ocupa una extensión de 22,75 hectáreas en la zona conocida como Los Barrancos de Azaña, finca propiedad de la familia del que fue presidente de la II República. Para la destrucción de los desechos se empleará un método de biodegradación que apenas provoca perjuicios en el medio ambiente.

La vida útil de esta instalación será de aproximadamente 30 años. El coste total de las obras se eleva a 76 millones de pesetas, cantidad que han aportado la Dirección General del Medio Ambiente del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU), la Comunidad de Madrid y la mancomunidad de ayuntamientos citada.La degradación y depuración de los residuos se hace mediante un sistema de compactación y trituración realizado con maquinaria pesada. Así se consigue la fermentación aerobia de los residuos, en contacto con el oxígeno, con lo que se evitan los malos olores, los procesos de combustión espontánea y la generación de parásitos, en especial roedores. El conjunto del sistema garantiza, según los técnicos, la degradación biológica de las basuras sin ocasionar perjuicios al medio ambiente.

Parque natural

La instalación inaugurada ayer está situada en Los Barrancos de Azaña, propiedad de la familia Azaña, y ocupa más de 22 hectáreas, aunque esta superficie representa sólo las dos terceras partes de la extensión total prevista. La parte de los terrenos propiedad de los herederos de Manuel Azaña no ha podido ser adquirida, por no haber acuerdo entre éstos. El basurero está a pocos kilómetros de Alcalá, en la carretera comarcal 300.La renovación del sistema de tratamiento de residuos de Alcalá de Henares se completa con la transformación del antiguo vertedero municipal en un parque natural. Este mismo mes comenzarán las obras de remodelación, y se espera que en un plazo de seis meses quede neutralizado el antiguo vertedero, para lo cual será necesario invertir otros 24 millones de pesetas. La labor de sellado, previa a la construcción del parque, consiste en la extracción de las bolsas de gas metano que se forman con la fermentación de las basuras. Los responsables de la obra tienen el proyecto de aprovechar el gas para la calefacción de un invernadero.

Durante el acto de ayer, al que asistieron Julián Campo, ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Joaquín Leguina, presidente de la Comunidad de Madrid, y los alcaldes de los ayuntamientos a los que prestará servicio la nueva instalación, la vía de acceso al vertedero fue ocupada por un grupo de unas 60 personas de Guadalajara que protestaban contra el trasvase de aguas de los pantanos de Entrepeñas y Buen-día a Murcia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción