Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Castellano critica el predominio de las tesis de Boyer en la política del Gobierno

Pablo Castellano, diputado del PSOE y dirigente de la corriente Izquierda Socialista, afirmó ayer, en unas declaraciones a la agencia Efe, que "la crisis que nos preocupa de ver dad es la crisis del partido". La corriente Izquierda Socialista", agregó, se opondría públicamente a un cambio de Gobierno en el que se reflejara un predominio del ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, y de su equipo, que está realizando "una política liberal y arrastrando a ella a las áreas socio-laboral y, lo que es mas grave, cívico-constitucional"."La crisis del Gobierno español no es nada más que un reflejo de la crisis del PSOE", precisó Castellano durante la reunión celebrada ayer en Madrid por Izquierda Socialista para estudiar su postura ante el 30º Congreso, que se iniciará el próximo mes de diciembre.

En el caso de que la crisis de Gobierno "derechizara aún más la acción política", agregó Castellano, "tendríamos que denunciar el mayor alejamiento del programa socialista". Izquierda Socialista repudió las declaraciones del miembro de la ejecutiva del PSOE Pedro Bofill, quien la pasada semana se manifestó "atlantista de siempre".

A este respecto, afirmó que mientras el 30º Congreso no decida lo contrario, siguen vigentes las resoluciones del anterior, contrarias a la OTAN. "Si se intenta confundir a la opinión, haciéndola creer que (esta postura atlantista) es la posición del PSOE", añadió Castellano, "tendríamos que hacer una aclaración pública".

La asamblea de Izquierda Socialista debatió ayer diversas ponenciás sobre política internacional, política económica, estrategia. política, modelo de partido y política autonómica que llevarán al 30º Congreso.

Por lo que respecta al primer apartado, esta corriente del PSOE se declara internacionalista y pacifista, partidaria de la integración de España en Europa y de la salida de la OTAN. Igualmente, apoya la idea de que el Parlamento español, con mayoría socialista, se comprometa a mantener a España como territorio desnuclearizado y se decida a suscribir el tratado de no proliferación de armas nucleares.

Por el desarme nuclear

"El PSOE", afirma la ponencia, "promoverá una política activa en pro del desarme nuclear generalizado" y demanda "la destrucción inmediata de cualquier tipo de armamento químico y biológico", considerando conveniente, además, "iniciar un proceso de reconversión civil de las industrias militares".Por último, ratifica la aspiración a la "total desaparición" de bases extranjeras en España y condiciona el reconocimiento del Estado de Israel al cumplimiento de las resoluciones de la ONU y a la creación del Estado palestino.

En lo que respecta a la ponencia económica, ésta defiende un "socialismo democrático", en base a la planificación, la nacionalización y la autogestión. La ponencia sobre el modelo de partido define a éste como partido "de la clase obrera", y la ponencia política afirma que el 30º Congreso debe "levantar las banderas de la izquierda como opción de futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de julio de 1984