RELIGIÓN

Los jesuitas no acusaron a Galileo, sino un cardenal, según un estudio

Los jesuitas no fueron quienes acusaron al astrónomo Galileo Galilei ante los tribunales de la Inquisición que le condenaron en 1633 por sus "peregrinas teorías" sobre la tierra y otros astros, sino que el acusador fue un arzobispo o un cardenal. Esto afirma Sergio Pagano, uno de los expertos que han realizado un estudio encargado en 1979 por el papa Juan Pablo II sobre el científico de Pisa, con vistas a su posible rehabilitación.Del mismo estudio se desprende también que las actas auténticas del proceso más espectacular en el seno de la Iglesia, en realidad no existen en los archivos secretos del Vaticano. Desaparecieron a manos de Napoleón cuando éste hizo trasladar a París en 1810 todo el archivo de la Santa Sede. En cuanto a la participación de los jesuitas contra el fisico de Pisa, esta nueva edición revela que en realidad el gran acusador de Galileo no fue un jesuita, ya que en la carta de la denuncia figura un blasón que debió pertenecer a un arzobispo o un cardenal del clero secular.

El estudio de los expertos acaba de reeditarse y aporta nuevos documentos del proceso sobre el caso Galileo Galilei, que han sido recuperados con motivo del mandato papal. El libro, publicado por la pontificia Academia de las Ciencias, se puede adquirir en todas las librerías del Vaticano. Se trata de una edición crítica corregida y modernizada respecto a las precedentes, enriquecida con seis documentos inéditos encontrados en los archivos del Santo Oficio sobre el proceso del gran astrónomo de Pisa, a quien se condenó por defender la idea copernicanas de que no era la Tierra, sino el Sol, el centro de nuestro universo próximo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS