Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las direcciones de Renfe e Iberia aseguran que no cancelarán ningún servicio por los paros convocados para Semana Santa

Los paros parciales convocados para los días 13 y 18 en Renfe e Iberia, coincidentes con las festividades de Semana Santa, tendrán escasa incidencia para los usuarios, según declararon ayer portavoces de la dirección de ambas compañías. Según estas fuentes, las previsiones son mantener todos los trenes y vuelos previstos, aunque las huelgas originarán molestias y retrasos. La dirección de Renfe, por su parte, considera concluidas las negociaciones para el convenio, según un comunicado difundido al término de la reunión celebrada ayer con los sindicatos, mientras que los responsables de Iberia consideran que "habrá que empezar de cero".

CC OO está dispuesta a plantear para este año únicamente la revisión salarial en una cuantía comprendida entre el 6% y el 6,5% -"dentro de los objetivos planteados por el Gobierno para la empresa pública"-, y en caso de ser aceptada su propuesta desconvocaría unilateralmente los paros convocados para los días 13, 18 y 24, que ayer fueron ratificados por unanimidad por los cuatro sindicatos (CC OO, UGT, SLF y USO) representados en el comité intercentros.Los paros para el día 13 (de 8 a 10 de la mañana y de 9 a 11 de la noche) cuentan ya con el nivel inferior de servicios mínimos solicitado por la empresa y negociado con los representantes sindicales, y en opinión de la dirección "no harán necesario suspender ningún servicio, afectarán mínimamente al usuario y únicamente provocarán retrasos en la salida de algunos trenes".

La comisión negociadora del convenio de Renfe propuso ayer por mayoría plantear a la empresa la plataforma inicial reivindicativa, que contempla subidas salariales entre el 8% y el 10%, aparte de otras exigencias. Esta postura de dureza no es ahora compartida por CC OO, que mantiene una posición más flexible en lo salarial (subida sobre tablas entre el 6% y el 6,5%), muy alejada no obstante del 5,9% ofertado por la dirección, que representa un 3,19%, de aumento sobre salarios. Sin embargo, considera innegociable la cesión de derechos adquiridos, base de las contrapartidas exigidas por Renfe en la propuesta que fue aceptada por UGT y que resultó mayoritariamente rechazada en referéndum.

Portavoces de CC OO manifestaron que su propuesta de reducir este convenio a una mera revisión salarial trata de evitar el callejón sin salida de la ruptura de negociaciones por parte de la dirección. La Federación de Transportes de UGT cede la iniciativa negociadora a CC OO y mostrará una actitud pasiva ante los paros, porque responden a una intención de "desgastar al Gobierno", según declararon ayer sus responsables.

Victoriano Sánchez, secretario general de UGT-Transportes, señaló que el preacuerdo fue rechazado, "después de una gran campaña por el no que arrastró a los sectores más radicalizados, porque el argumento de los derechos adquiridos ha sido decisivo en un colectivo corporativista y porque la mayoría de los trabajadores no ha valorado lo que suponía el convenio ya que no lo ha leído". La central socialista, dijo, ha asumido el sacrificio necesario para sanear la empresa y ha cedido en ventajas adquiridas, porque es "mejor llegar a un pacto antes de que la dirección las suprima unilateralmente".

"Comenzar desde cero"

En lo que respecta a Iberia, fuentes de la dirección precisaron ayer que las negociaciones siguen abiertas, aunque habrán de "comenzar desde cero". Está en juego, añadieron, el futuro de la compañía, dado que el preacuerdo rechazado en referéndum estaba vinculado al plan de saneamiento, ahora en suspenso, que incluye una aportación de capital por parte del INI de 90.000 millones de pesetas en tres años.Aunque UGT considera que la iniciativa negociadora corresponde a CC OO, fuentes de este sindicato opinan que las conversaciones deben ser impulsadas por la comisión negociadora en su conjunto. Asimismo, añaden que "es descabellado que el futuro de Iberia tenga que estar vinculado a la renuncia de derechos adquiridos por los trabajadores".

En materia salarial, CC OO pide un incremento de un punto sobre la oferta de la dirección de aumentar un 5,5% la masa salarial, exigencia que considera ridícula, ya que supone 3,00 millones de pesetas frente a los 2.600 millones en que tanto Comisiones como UGT evalúan las pérdidas que ocasionarán los paros.

La huelga parcial convocada para el día 13 por el personal de tierra implica paros de 9 a 12 de la mañana, de 5 a 7 de la tarde y de 10 de la noche a 1 de la madrugada del día 14. Para el día 18, los paros se extenderán en cada turno durante una hora más. La dirección de Iberia mantiene que no será necesario suspender vuelos y que sólo se producirán retrasos en algunas salidas. Si bien los paros parciales realizados hace un mes provocaron la suspensión de 65 vuelos regulares, en este caso los responsables de Iberia confían en los servicios mínimos y en el escaso seguimiento de la convocatoria para garantizar la normalidad del servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 1984

Más información

  • La compañía ferroviaria considera acabadas las negociaciones del convenio