Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

La tripulación del 'Challenger' intenta hoy reparar el satélite 'Solar Max'

Los cinco astronautas del transbordador norteamericano Challenger, lanzado el pasado viernes, cumplieron ayer la primera parte de su misión, al dejar abandonada en el espacio una gran plataforma científica, con 57 experimentos a bordo, que será recogida dentro de 10 meses. Mañana, a las 16.30 horas, hora peninsular, comenzará la segunda parte de la misión, el intento de reparación del satélite Solar Max, lanzado en 1980.El Challenger se encuentra en una órbita a 460 kilómetros de altura y da una vuelta a la Tierra cada 91 minutos. Durante todo el día de ayer se fue aproximando al Solar Max, del que se encontraba distante 18.400 kilómetros cuando entró en órbita. Mañana el vehículo espacial se aproximará a un centenar de metros del satélite para iniciar la misión prevista. Durante ese tiempo, el transbordador y el satélite circundarán la Tierra juntos a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora.

Los otros pasajeros del Challenger -3.300 abejas encerradas en un contenedor especial- se encuentran en buen estado, según fuentes de la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA).

Sin embargo, es imposible saber ya si han empezado a construir un panal, señaló ayer el astronauta George Nelson, en una conversación con el control de tierra. El objetivo de esta experiencia es ver si la falta de gravedad modifica el comportamiento de las abejas y en particular sus habilidades para la construcción.

Brazo mecánico

La plataforma científica, que recibe el nombre de LDEF, tiene 9,2 metros de longitud y 4,2 metros de anchura y fue soltada en el ' espacio por medio del brazo mecánico, de fabricación canadiense, situado en la bodega del transbordador. Este mismo brazo servirá para capturar al satélite Solar Max para su reparación.Es la primera vez que los científicos pueden dejar en el espacio y posteriormente recuperar experimentos con objeto de ver los cambios habidos durante un largo período.

El Solar Max fue lanzado al espacio con el objeto de obtener información sobre los cambios de temperatura que se generan en el Sol y que a su vez modifican el sistema climático de la Tierra. Debía funcionar durante 11 años, un ciclo solar completo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 1984