Reportaje:Bricolaje

Reparación de grietas

Pequeñas, grandes o desconchados, un tipo de técnica distinto para cada ocasión,

y LUIS GERMÁN SERRANOAntes de comenzar cualquier tipo de revestimiento es conveniente tapar las grietas que aparecen debidas al movimiento de contracción y dilatación de la casa.

Las grietas pequeñas. Son las típicas líneas dibujadas en la pared. Normalmente quedarán tapadas solamente con pintarlas. Sin embargo, si hace esto, aparecerán antes o después al agrandarse. Para repararlas, en primer lugar, ha de abrirlas a fin de que el plaste que use en el relleno se agarre bien. Use para ello un rascador o el pico de una espátula. Elimine todos los trocitos sueltos de revoque, pues si los deja, serán puntos donde empezarán a formarse otras grietas.

A continuación moje el fondo de la grieta con una esponja o un pulverizador. Gracias a esta operación, el yeso o plaste agarrará bien y no se agrietará al secarse.

Para rellenar las grietas pequeñas use un plaste en polvo, mezclándolo con agua hasta formar una pasta espesa, lista para ser usada. Rellene la grieta sin preocuparse de que quede liso, sino de que el plaste entre bien en toda ella. Luego limpie bien la espátula y pásela apretando con una inclinación de unos 45 grados más o menos. Cada vez que la pase ha de limpiarla, pues los restos de plaste en la espátula hacen que el acabado no sea liso.

Deje secar el plaste. Si no quedó perfecto, una vez seco puede pasarle una lija fuerte que iguale los defectos. La grieta está lista para ser pintada o cubierta con cualquier revestimiento.

La cinta tapagrietas. Si las grietas tienen mucha tendencia a abrirse, este material impide que aparezcan de nuevo, ya que es deformable. Es una banda de papel especial que se pega sobre el plaste una vez que se ha rellenado la grieta. Use la espátula para que quede bien lisa y pegada a la pared.

Grietas grandes. Elimine con la espátula o el rascador todos los trozos sueltos del revoque. Moje bien el fondo y aplique yeso en lugar de plaste; le saldrá más barato. Si no maneja el yeso con facilidad porque se le seca demasiado rápido, mézclelo en seco con una tercera parte de plaste y durará mucho más sin fraguar. Si el acabado del yeso no queda muy suave puede rematarlo con una capa, superficial de plaste, que siempre se puede alisar más. El sistema de trabajo es, por lo demás, el de las grietas pequeñas.

Desconchones. Los pequeños se pueden rellenar con la espátula sin problemas, pero en los grandes hay que hacerlo con la llana, que tiene mayor superficie Prepare un plaste más blando que para las grietas; ponga un pegote en un borde de la llana y pásela sobre el desconchón, empezando por un lado, apretando con fuerza y manteniendo la herramienta inclinada. Una vez haya rellenado, limpie la llana y dé las pasadas de acabado, apretando algo menos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50