Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reunión imprevista en Madrid entre los titulares de Exteriores de España y de Cuba

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Isidoro Mallorca, se entrevistó ayer con el titular es pañol de Exteriores, Fernando Morán, en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Malmierca hizo una escala técnica en la capital española en el vuelo procedente de La Habana. Desde la sala de autoridades, el canciller cubano solicitó entrevistarse con Morán, quien acudió a la cita. La situación del preso español Eloy Gutiérrez Menoyo y la hipótesis de que Cuba acoja en su territorio a etarras de portados o expulsados por Francia centraron la entrevista de ambos ministros. A la salida de la reunión, el titular de Exteriores cubano dijo que no hay ninguna modificación en la postura del Gobierno de Fidel Castro respecto a la situación de Gutiérrez Menoyo. A propósito de la posible aceptación por parte de Cuba de miembros deportados de la organización terrorrista ETA, Isidoro Malmierca señaló: "Nosotros no pensamos que sería imposible, pero creemos que sería inconveniente. No nos gustaría tener una vinculación con ese fenómeno, porque no nos parece natural que esto pudiera ocurrir, aunque repito que no es imposible siempre que esto fuera planteado por el ministro español y que existieran condiciones. Repito que no sería conveniente ni natural que avancemos por ese camino".Fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID) aclararon ayer a este periódico el sentido de las palabras del ministro cubano de Asuntos Exteriores: "Probablemente ha debido referirse a que, si bien no sería del agrado del Gobierno cubano admitir en su territorio etarras deportados o expulsados por Francia, no lo rechazarían de entrada si el Gobierno español se lo solicitase, ya que Cuba es un país amigo".

Por su parte, Fernando Morán declaró: "Hemos hablado de una serie de situaciones en Centroamérica; hemos intercambiado información de una serie de temas de interés bilateral y la posibilidad de llegar a unos acuerdos en el problema de indemnizaciones a españoles cuyas propiedades fueron confiscadas por el Estado cubano". Y añadió: "España no ha solicitado a Cuba, formalmente, que en el caso de que Francia decrete la deportación o expulsión de elementos etarras, no los acoja. No lo ha solicitado, pero estamos seguros que si las condiciones que señala el ministro Malmierca se solicitasen, tendríamos una acogida bastante comprensiva por parte del Gobierno cubano".

Finalmente, sobre la situación de Gutiérrez Menoyo, el ministro español manifestó que, una vez más, el Gobierno ha mostrado su preocupación al canciller cubano. "No hay en este momento", dijo, "ningún hecho nuevo, pero sí hay una disposición de comprensión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de marzo de 1984