Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve ingresos en el Hospital del Niño Jesús por presuntos malos tratos, desde diciembre

Los médicos del Hospital del Niño Jesús han diagnosticado durante los tres últimos meses al menos cuatro casos de niños que al ingresar presentaban claros signos de haber sufridos malos tratos por parte de sus padres, según ha informado la dirección de este centro. Según otras fuentes hay, al menos, otros cinco casos. IA detección en el hospital de estos presuntos nueve casos, en este escaso espacio de tiempo, es estimada en medios sanitarios como un alarmante incremento de este problema.

La posibilidad de que en 1984 se haya incrementado notablemente la práctica de malos tratos de algunos padres a sus. hijos ha sido señalada en algunos medios sanitarios en base a ciertos datos obtenidos en este sentido, entre los que se apunta en fuentes hospitalarias que "en los últimos meses han ingresado en el hospital madrileño del Niño Jesús varios niños maltratados".Según estas fuentes, desde el pasado mes de diciembre se advirtieron en este hospital al menos cinco de tales casos, dato que ha causado una considerable preocupación en determinados medios sanitarios por lo que tiene de referencia para la cuantificación del mismo problema en otros centros asistenciales.

Según estas informaciones, dentro de tales casos se incluyen la niña Estefanía S., de siete meses de edad, domiciliada en un barrio del sur de la capital, que ingresó en dicho centro sanitario a primeros del pasado diciembre, con signos de haber sufrido diversas lesiones; Mónica G. M., de 15 meses, lactante, ingresada pocos días después que la anterior con hemorragias intestinales, también presuntamente causadas por violencias intencionadas, y otro niño que presentaba quemaduras en el pene, hospitalizado días más tarde.

Cuatro historias concretas

Además, en estos meses otros dos niños han sido abandonados en el citado hospital, acción considerada igualmente como una forma de mal trato al niño, según las mismas fuentes oficiosas. Estos casos fueron los de dos niños de escasa edad ingresados por sus padres para que se les practicaran diversas pruebas médicas. Posteriormente, cuando los niños fueron dados de alta hospitalaria, se descubrió que la dirección de residencia que habían facilitado los padres era falsa.El director del Hospital del Niño Jesús, doctor Juan Casado, ha confirmado a este periódico la existencia de cuatro casos de" presuntos malos tratos a niños, advertidos al ser ingresados en el hospital, en lo que va de año. El director del centro, por razones "jurídicas y terapéuticas", prefiere no concretar si alguno de ellos se trata o no de los anteriormente citados, así como no identificar a los niños ni a sus familiares. "Si existe alguna posibilidad de que las familias reconsideren su actitud, no será la publicación de sus nombres el mejor modo de lograrlo", explica, y añade que "en algunos casos la decisión judicial no se ha efectuado aún o ha dispuesto que los niños vuelvan con sus padres, por lo que el hospital no puede ampliar más información sobre estos casos".

Las historias de los cuatro casos establecidos por el Hospital del Niño Jesús como víctimas de malos tratos de sus padres son las siguientes:

Un niño lactante de 16 meses, que vomitaba mucho, fue ingresado por sus padres a medidados del pasado mes de enero. El resultado del reconocimiento médico determinó que el niño presentaba numerosos hematomas en todo el cuerpo, mordiscos y quemaduras en manos, piernas y brazos. También se descubrió un fuerte golpe en su abdomen, causante de los vómitos que sufría, lo que obligó a los facultativos a intervenir quirúrgicamente al niño: le fue extirpado parte del intestino.

Dos meses antes, este mismo niño había sido ingresado en este centro asistencial por fractura de brazo. Cuando el niño llegó por segunda vez al hospital dio muestras de estar a la defensiva ante cualquier persona, signo de rechazo indiscriminado que se considera uno de los síntomas que acusa un niño maltratado. Los facultativos confirmaron su sospecha al efectuar el reconocimiento médico y su diagnóstico fue puesto en conocimiento de la autoridad judicial. El Patronato Tutelar de Menores dispuso que cuando el niño fuese dado de alta médica, a finales del mes de enero, se entregara a sus padres.

El segundo caso es el de una niña de siete meses de edad, hija de padres drogadictos. Ingresó en el mismo hospital algunos días después que el anterior, llevada por su abuela. La niña presentaba varias fracturas óseas, unas en la cabeza y otras en tibia y peroné de ambas piernas. La niña será dada de alta médica en los próximos días y será entregada a la custodia de su abuela.

Otro niño de seis meses de edad fue ingresado en el mismo centro hospitalario aquejado de quemaduras internas por ingestión de lejía. La presunción médica de que se trata de otro caso de malos tratos obedece al hecho de que se considera prácticamente imposible que un niño de esa edad pueda beber lejía por sus propios medios. Finalmente, el director del centro citó otro, caso en el que también se supone que se trata de un maltrato, aunque no dio detalles al respecto.

Difícil cuantificación

El director del Hospital del Niño Jesús, Juan Casado, ha declarado a EL PAIS que "es muy difícil cuantificar el número de malos tratos causados a niños, por cuanto el diagnóstico preciso sólo se puede efectuar cuando hay señales inequívocas al respecto, y en la mayoría de los casos no es así".Según el doctor Casado, en los distintos centros sanitarios -ambulatorios u hospitalarios- se reciben niños que acusan signos recientes o antiguos de lesiones que infunden ciertas sospechas, así como un comportamiento típicamente indicativo de que el niño está sometido a malos tratos por personas adultas de su entorno próximo.

Sin embargo, diagnosticar un daño o enfermedad en el niño como originado por "descuido, desatención intencionada o violencias sólo se puede efectuar en una minoría de los casos".

Dadas las dificultades del diagnóstico, son igualmente una minoría los casos que llegan a ser denunciados a las autoridades judiciales por parte de los centros sanitarios donde se advierten o se sospecha que se hayan producido, tras el reconocimiento médico correspondiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 1984

Más información

  • Dos pequeños fueron abandonados por sus padres en el centro hospitalario