La nueva situación política y sindical de Polonia

Si se puede estimar que el último informe sobre la situación en Polonia presentado ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU es demasiado optimista, al afirmar que el espíritu de moderación de los dirigentes polacos es muy esperanzador en todos los aspectos, hay al menos un terreno en el que un observador imparcial debe reconocer que el poder está por lograr un éxito decisivo e inesperado: la creación del nuevo movimiento sindical. (...)Lenta, pero resueltamente, el número de miembros del sindicato aumenta. Más de un tercio de la clase trabajadora se ha adherido a él. La proporción es ya mayor que en Francia. Sin duda alguna, este éxito es debido en parte a las ventajas materiales derivadas de la pertenencia a los sindicatos. Pero es también el resultado innegable de dos factores:

1. El nuevo movimiento sindical ha encontrado su estilo y afirma de nuevo su independencia con respecto al poder político.

2. Las autoridades gubernamentales y los sindicalistas establecen entre ellos unas relaciones de compañerismo y de colaboración a todos los niveles.

En efecto, el nuevo movimiento sindical se distingue por su seriedad y su realismo, así como por su ardor en la defensa de los intereses de sus militantes.

, 8 de marzo

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50