Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los GAL se responsabilizan del asesinato del presunto 'etarra' Eugenio Gutiérrez en el País Vasco francés

Eugenio Gutiérrez Salazar, de 29 años, supuesto miembro de la organización terrorista ETA Militar, fue asesinado minutos antes de las 12.00 horas del mediodía de ayer en la localidad de Idaux-Mendy (Francia) por dos individuos que le dispararon cuando salía de una academia en la que impartía clases de euskera. En llamada telefónica a la redacción de la agencia Efe de Madrid, los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) se responsabilizaron de la autoría de este atentado.

El asesinato de Eugenio Gutiérrez Salazar, apodado El Tigre, ocurrió cuando éste salía de clase de la denominada academia San Vicente, dedicada a la enseñanza del euskera para los refugiados vascos. Cuando se dirigía a su domicilio con objeto de almorzar, el supuesto militante de ETA Militar fue alcanzado por dos disparos efectuados, según todos los indicios, con un fusil de mira telescópica tipo Remington, que le alcanzaron en el corazón.Los agresores se dieron rápidamente a la fuga en un vehículo marca Citroën CX de color marrón en el que les esperaba un tercer individuo. El automóvil fue localizado a media tarde por la policía francesa en Urdinarbe, población del País Vasco-francés. Este vehículo ya había sido observado en los últimos días por el sur de Francia, en poblaciones como Narbona y Bayona, según informaron a este periódico fuentes de los refugiados vascos, que habían advertido algo extraño en el vehículo.

Eugenio Gutiérrez fue rápidamente trasladado por varios compañeros en un coche particular a Mauleon, población que se encuentra a unos 25 kilómetros de donde fue hallado el vehículo, y posteriormente en una ambulancia a Saint Palax, falleciendo en el trayecto. La madre de Eugenio Gutiérrez se enteró de la muerte de su hijo a través de una hermana del fallecido.

Tras el atentado terrorista, efectivos de las Compañías Republicanas de Seguridad establecieron algunos controles en las carreteras, si bien a media tarde éstos fueron suprimidos y la seguridad se desarrollaba con total normalidad.

Eugenio Gutiérrez era natural de Lejona (Vizcaya) y ejercía como profesor de euskera en San Juan de Luz. Se encontraba en Idaux-Mendy, localidad próxima a la frontera española, de modo ocasional, con el fin de impartir un cursillo de euskera a unos 40 refugiados vascos. El supuesto miembro de ETA residía en San Juan de Luz desde que hace un año escapase de su domicilio y cruzase la frontera española huyendo de la policía dada su presunta pertenencia al comando Basáñez de ETAm que actuaba en la margen derecha de la ría de Bilbao.

Como consecuencia de la desarticulación del comando, que se produjo el 31 de mayo del pasado año, fueron detenidos en aquella ocasión Francisco José Egusquiaguirre y Victoriano Galbarriatu. La policía acusa a los componentes de este comando de estar implicados en un intento de asesinato, así como de haber perpetrado varios robos a punta de pistola.

La localidad de Idaux-Mendy, próxima a la frontera española a la altura de la provincia de Huesca, se encontraba estos días celebrando los carnavales que, tras cometerse el asesinato, fueron inmediatamente suspendidos. A media tarde de ayer, una gran caravana de vehículos se dirigía a esta población, que cuenta con unos 200 habitantes, por la única carretera de acceso que conduce a la misma. Precisamente por ella tuvieron que huir inevitablemente los autores del atentado, ya que el pueblo, enclavado en un valle, no tiene otra salida.

En la tarde de ayer, a la entrada de Idaux-Mendy, desde dos vehículos, uno de ellos con matrícula de San Sebastián, se controlaba, por personas de paisano, el acceso de los vehículos que acudían a esta población. En el lugar donde cayó muerto el refugiado, a unos 20 metros de su domicilio, se había colocado una ikurriña con crespón negro y unas flores. Sobre las 18.00 horas un grupo de unas 200 personas, congregadas en el lugar en que cayó abatido Eugenio Gutiérrez, entonaron el Eusko Gudariak (himno al soldado vasco). Algunos de los asistentes, principalmente gente joven, se mostraban visiblemente afectados por lo sucedido.

Desde Idaux-Mendy, situada a unos tres kilómetros de Mauleon, hasta Bayona, no se encontraba en la tarde de ayer ningún tipo de control policial Y la circulación de vehículos se realizaba con absoluta normalidad.

Incidentes en Guipúzcoa

Como consecuencia del asesinato del refugiado vasco Eugenio Gutiérrez, al que la policía implica en un intento de asesinato frustrado, grupos de personas cruzaron autobuses y colocaron barricadas en diferentes puntos de las carreteras guipuzcoanas. En concreto, la carretera nacional de Madrid a Irún fue cortada a la altura de Pasajes al cruzar los manifestantes un autobús al que rompieron los cristales y pincharon las ruedas. Efectivos de la policía nacional retiraron el vehículo dejando libre la circulación.

En el bulevar de San Sebastián se cruzaron cuatro autobuses urbanos, y en una de sus calles colindantes se colocó una barricada a la que los manifestantes prendieron fuego posteriormente. Igualmente un autobús fue incendiado en Trintxerpe y también se registraron cruces de vehículos en las carreteras de acceso a Pasajes, Idiazabal, Rentería, así como en barrios periféricos de la capital guipuzcoana. Otros dos autobuses fueron atravesados a últimas horas de la noche en la calzada frente al puerto de Pasajes. Uno de los vehículos tenía las ruedas pinchadas. La situación del tráfico se había normalizado a últimas horas de la noche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de febrero de 1984

Más información

  • 'El Tigre' fue alcanzado por dos disparos efectuados con un fusil de mira telescópica