Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una antológica de José Bardasano devuelve la figura del pintor realista a través de 135 pinturas, dibujos y carteles

La sala de exposiciones del Banco de Bilbao, en Madrid (Paseo de la Castellana, 81), inauguró el pasado martes una muestra antológica del artista José Bardasano (Madrid, 1910-1979), que en un total de 135 obras presenta una selección de sus pinturas, dibujos y carteles. El montaje agrupa espacios dedicados a su primera época (1928-1939), carteles de la guerra civil y tarjetas postales (1936-1938), época mexicana (1939-1959), homenaje a Madrid y el retorno (1960-1979).

Los organizadores de la exposición del pintor José Bardasano, que estará abierta al público durante los meses de febrero y marzo, han querido rescatar "la obra ingente y pluridimensional" de Bardasano, "que estaba pidiendo a voces, desde historias artísticas, lejanas o recientes, que se le hiciera la justicia de mostrarla con criterio antológico. Técnico impecable, virtuoso del color, dibujante excelso, representa la fidelidad a una norma estética, honda y sinceramente sentida. Un arte hecho en la paz y en la guerra, en España y en el exilio".José Bardasano nació en Madrid en 1910. Desde su época escolar destaca por sus condiciones artísticas, ingresa en la Escuela de Artes y Oficios de la mano de su maestro el pintor Marcelino Santamaría y estudia la técnica de los vitrales. A partir de 1828, colabora en publicaciones con sus apuntes sobre el Madrid galdosiano, aborda la acuarela y el grabado como director de una agencia de publicidad y pinta por Andalucía.

Su primera exposición individual es en 1934 y al año siguiente una beca le permite viajar y exponer en diversas ciudades europeas. Colabora con la causa de la República como director de un grupo artístico. Tras pasar en 1939 por campos de concentración en Francia, marcha a México en el buque Sinaia. En 1940 realiza su primera exposición en México, donde desarrolla una amplia actividad, como profesor, artista e ilustrador.

Decide volver a España en 1960, expone los años siguientes en Madrid, Santander, Vigo, Bilbao, Valencia, Castellón y León. Tras su muerte en Madrid, en 1979, se realizan varias exposiciones y homenajes. Sus obras figuran en colecciones particulares y en museos de Europa, América y Japón.

Como pintor realista, Bardasa no opinaba que "la pintura abstracta no es tal pintura ya que olvida lo fundamental que es la forma La obligación de un pintor es enfocar el mundo real que le rodea, si es pintor, de otro modo todo lo que realice será una fuga. La pintura abstracta es la decadencia de un sistema".

Una parte de la antológica con tiene un homenaje a Madrid, donde el artista recoge una serie de tipos populares, que en su momento definieron la personalidad de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de febrero de 1984