Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:TRIBUNA LIBRE

La negociación colectiva en los transportes urbanos y por carretera

La convocatoria de huelgas en el metro madrileño es una seria advertencia de la degradación en la negociación colectiva en el sector de transportes urbanos y por carretera, donde las posiciones entre los dos sindicatos mayoritarios y la patronal están muy alejadas. Los autores de este trabajo, representantes de la UGT del sector, lamentan las radicales posturas de Comisiones Obreras y de los empresarios, y piden una negociación conjunta de los sindicatos, la patronal y el Ministerio de Trabajo.

La negociación colectiva en nuestro sector se ha presentado enormemente compleja por diversas causas. Causas que pueden provocar un auténtico colapso en la vida económica del país. El origen de estas dificultades es, a nuestro juicio, de índole política, legal y económica.Ha de resaltarse que no es necesario distinguir entre el transprote por carretera y el transporte urbano.

Origen político. Este apartado permite entrar en un terreno muy amplio, pero se corre el riesgo de perderse en abstracciones que no son útiles para un campo tan concreto como es la negociación colectiva. Por ello hemos de centrar la discusión en una realidad práctica actual. Esta realidad es, desde nuestra óptica, la posición de CC OO y las asociaciones empresariales.

Posturas encontradas

Los acuerdos globales con la central comunista son imposibles en nuestro sector, excepto en casos aislados, por las plataformas reivindicativas presentadas por el sindicato comunista. La principal dificultad, en este sentido, estriba en las peticiones económicas, muy superiores al IPC previsto para 1984, pedidas por la segunda central mayoritaria en el Estado español.

Por otra parte, las asociaciones empresariales se niegan a establecer unas bandas salariales donde el IPC previsto esté presente en su parte alta.

Conjugar posiciones tan encontradas es imposible, y UGT habrá de recurrir a la sensatez de los trabajadores (pidiendo a éstos que acepten una banda salarial del 6,5 % al 8 %) y, a la vez, una movilización para que los emrpesarios modifiquen sus actuales planteamientos.

Los acuerdos pueden alcanzarse en nuestro sector corrigiendo CC OO su posicion inicial, y las asociaciones empresariales, su escasa sénsibilidad laboral.

Origen legal. El Real Decreto 2.001, de 28 de julio de 1983, sobre jornadas especiales, es tema trascendental en esta negociación. La recomendación del texto legal para que sean los convenios los que definan los supuestos de tiempo de presencia y trabajo efectivo, hace que la negociación se centre en la jornada de trabajo. La disparidad de criterios es tan abismal entre organizaciones sindicales y patronales que puede provocar un enfrentamiento brutal. Estos criterios tan dispares han de ser subsanados, en una mesa conjunta, entre Ministerio de Trabajo, organizaciones empresariales y sindicatos.

Origen económico. En este apartado es necesario distinguir entre los diferentes subsectores que están encuadrados en el sector de transporte por carretera (viajeros y mercancías) y el transporte urbano.

Las asociaciones empresariales hicieron una petición de aumento de tarifas del 17,6%. La Junta Superior de Precios desestimó esta petición, rebajándola al 8%.

Diferencia de criterios

Esta diferencia de criterios entre la Junta Superior de Precios y asociaciones empresariales es esgrimida por estos últimos para recortar su oferta salarial. Es decir, los trabajadores del transporte privado por carretera tienen sometidos sus aumentos salariales al aumento de tarifas que marque la Junta Superior de Precios.

En el transporte urbano la orientación económica dada por el Gobierno central es clara y rotunda: un 6,5% de aumento 'salarial para las empresas públicas. Las empresas municipalizadas de transporte urbano de viajeros siguen este criterio.

Ante la indiferencia mostrada por asociaciones empresariales y autoridades, UGT ha de dar una respuesta adecuada. Esta respuesta puede ser la movilización estatal en el transporte.

Tara evitar estas medidas, UGT reclama un acuerdo nacional en el transporte privado de la carretera, adecuando las condiciones laborales y salariales de los trabajadores. Asimismo se hace necesario establecer acuerdos con la Federación Española de Municipios.

Estos acuerdos han de estar basados en los siguientes criterios:

- Corresponsabilización de la gestión.

- Fijar criterios para la subvención tarífaria.

- No al tratamiento deficitario en estas empresas.

Madrid puede ser el barómetro de la tensión que está presidiendo la negociación colectiva en el transporte.

La convocatoria de huelga de la Compañía Metropolitano y la EMT es una seria advertencia para autoridades y organizaciones empresariales.

Antonio Durán Pachón y Juan Moreno Durán son miembros de la comisión permanente de UGT Transportes, sector de carreteras y urbanos

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984