Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía afirma que el agente de la CIA descubierto en Madrid no cometió ningún delito

La policía española no profundizó en las investigaciones sobre las actividades de un agente de la CIA en un hotel de Madrid, casualmente descubierto por funcionarios de una comisaría madrileña, "porque no estaba cometiendo ningún delito", según manifestó a este periódico su director general, Rafael del Río. El PAIS supo que Gino Rossi, el agente sorprendido por la policía, estaba acompañado por otro miembro del servicio de inteligencia norteamericano, por cuya identidad tampoco se interesaron los servicios de investigación españoles, ya que del caso se hizo cargo la Embajada de Estados Unidos.El agente Gino Rossi fue descubierto casualmente el, pasado martes 7 de febrero en un hotel madrileño cuando manipulaba un aparato de escuchas telefónicas. La policía, que acudió a su habitación desconociendo su identidad, actuó ante un aviso de la dirección del hotel, que había detectado ciertas irregularidades.

Cuando Rossi fue trasladado a la comisaría de Chamartín, donde están destinados los funcionarios que le detuvieron, dijo que sólo es taba dispuesto a hablar con el jefe de la estación de la CIA en Madrid, por lo que los policías pusieron el hecho en conocimiento de la superioridad. El director general de la Policía, Rafael del Río, fue avisado por teléfono y ordenó su puesta en libertad.

Bajo custodia de la embajada USA

Del Río asumió, en conversación telefónica con este periódico, su responsabilidad final en el cese de las investigaciones, ya que, según sus palabras, al no estar cometiendo ningún delito, se procedió a comprobar su identidad con la Embajada de Estados Unidos. Ésta, según la información obtenida por este periódico, confirmó la identidad de Rossi y solicitó encargarse de su custodia, a lo que accedió la policía española.La Embajada norteamericana mantiene silencio total en torno al caso, al igual que la surafricana, ya que, al parecer, el espionaje detectado en el hotel Eurobuilding iba dirigido a un grupo de súbditos de la República de Suráfrica que se encontraban allí alojados. Según todos los indicios, estos surafricanos estaban tratando un asunto relacionado con el tráfico de armas, aunque la policía española cree que el caso no estaba relacionado con España.

La Unión Sindical de Policía (USP) estaba ayer recopilando datos sobre este incidente y estudiaba la posibilidad de solicitar una explicación oficial. Un portavoz del Sindicato Profesional de Policía (SPP) se expresó en los mismos términos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de febrero de 1984