Crisis en el Gobierno andaluz

Rafael Escuredo: "He venido a hablar de cosas importantes con mi amigo el vicepresidente Guerra"

Después de poco más de dos horas de entrevista con el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, el presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, no despejó las dudas sobre si va a dimitir o no como máximo responsable del autogobierno andaluz, rumor que surgió desde primeras horas de la mañana de ayer. Escuredo dijo que en 24 horas hará pública su decisión. El presidente andaluz inició las declaraciones a los medios informativos diciendo que su repentino viaje a Madrid obedecía a "mi necesidad de hablar de cosas importantes con mi amigo el vicepresidente Guerra", y entre los temas tratados destacó Ia Constitución, el desarrollo de la democracia, la importancia de los medios de comunicación, las libertades públicas y las transferencias que son necesarias para la construcción del Estado de las autonomías".El vicepresidente Guerra, por su parte, adelantó anoche que el próximo Consejo de Ministros aprobará el traspaso de las transferencias sobre el Insalud, el Icona y el IRYDA al Gobierno autónomo andaluz. La lentitud en el traspaso de los dos últimos organismos mencionados estuvo ayer presente como telón de fondo de la posible dimisión de Escuredo.

Más información

Sobre este último punto, Alfonso Guerra mostró su "absoluta conformidad con el proyecto de Reforma Agraria del Gobierno andaluz", si bien añadió inmediatamente después que "el Parlamento autónomo lo tendrá que modificar en lo que estime conveniente".

Sólo tras un insistente acoso de los periodistas Rafael Escuredo afirmó que habían hablado de las transferencias del Gobierno central al andaluz, de la reforma agraria y del conflicto creado en Andalucía a raíz de la designación del arquitecto catalán Ricardo Bofill como comisario general para la Exposición Universal de 1992.

La entrevista entre Guerra y el presidente de la Junta fue "cordial, agradable, sincera y distendida", en palabras de Escuredo, ratificadas después por Guerra.

Escuredo estuvo a la defensiva sobre el origen de su posible dimisión como presidente de la Junta de Andalucía. "Yo no he amenazado con dimitir. Eso es cosa de los periodistas", dijo Escuredo, quien añadió: "No he dicho ni que vaya a dimitir ni que deje de hacerlo".

Escuredo llegó a Madrid poco antes de las cinco de la tarde, y se trasladó a un hotel, según dijo, para "hacer tiempo" hasta que llegase la hora de la cita con Guerra, las 19.30. Durante la espera, desde su habitación habló por teléfono con Felipe González. "El contenido de esa conversación pertenece al secreto del sumario", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de febrero de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50