Los seis 'etarras' deportados a Panamá fueron acogidos ayer por Venezuela

Los seis dirigentes de la organización terrorista vasca ETA que se encontraban en Panamá, donde fueron deportados el pasado mes de enero por las autoridades de Francia, abandonaron ayer el hotel donde se hospedaron durante el último mes, según fuentes oficiosas. Los etarras partieron hacia Venezuela, donde el Gobierno del socialdemócrata Jaime Lusinchi ha aceptado recibirlos, dijeron a Efe fuentes bien informadas, sin que fuera confirmado oficialmente.Expulsados de Francia por su vinculación con actividades terroristas, los seis vascos españoles llegaron a Panamá en un avión militar galo el pasado 11 de enero, y desde entonces permanecieron, en el más absoluto aislamiento, en un balneario de la costa pacífica de este país.

Escoltados por agentes de las fuerzas de defensa de Panamá, que los custodiaron durante su estancia, los activistas salieron en las últimas horas del hotel donde se alojaban, el Playa Corona, 100 kilómetros al oeste de la capital. Según los primeros indicios, José Antonio Múgica Arregui, José María Larretxea Goñi, José Manuel Arrugaeta San Emeterio, José Ansola Larrañaga, Carlos Ibarruren Aguirre y Jesús Abrisketa Korta permanecieron en una dependencia del Estado panameño a la espera de partir hacia un lugar no precisado de Venezuela.

A pesar de que siempre mantuvieron una reserva total con la Prensa, se supo que los deportados hablaron por teléfono libremente y con frecuencia con sus familias residentes en el norte de España. Las esposas de dos de ellos -Múgica Arregui y Abrisketa Korta- llegaron hace unos días a Panamá y les acompañan en su confinamiento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS