CATALUÑA

El temporal de viento aviva un incendio forestal que causa dos muertos y arrasa 300 hectáreas en el término de Tordera

Dos muertos, tres chalés arrasados y unas 300 hectáreas de bosque incendiadas es el resultado provisional del importante incendio declarado a mediodía de ayer en el término municipal de Tordera (Barcelona) y al que el viento extendió a la limítrofe provincia, de Gerona. Los muertos son Casimiro, Martínez González, de 51 años, guarda forestal de Icona, que falleció víctima de un accidente de circulación cuando se dirigía a colaborar en las tareas de extinción del incendio y Francesc Verdaguer, campesino de 56 años cuyo cuerpo fue hallado cerca de Breda, totalmente carbonizado.

El vehículo en el que viajaba Casimiro Martínez, un Land Rover oficial, chocó violentamente con un camión de los bomberos y se precipitó por un terraplén. Tras ser rescatado del interior del coche con ayuda de medios mecánicos, fue trasladado con urgencia a la residencia de la Seguridad Social de Gerona, donde ingresó cadáver. Según informa Josep Maria Fàbregas, Casimiro Martínez, guardia forestal desde hace 26 años, vivía en el municipio de Sils junto a su mujer y dos hijos.La otra víctima, Francesc Verdaguer, de 56 años, fue hallada en las inmediaciones de Breda, con el cuerpo carbonizado. Fuerzas de la Guardia Civil y de la Cruz Roja hallaron el cadáver a medianoche. Parece que la causa de la muerte de Francesc Verdaguer, campesino, fue la asfixia producida por el humo.

El servicio de bomberos de Gerona tuvo que efectuar ayer, como consecuencia del fuerte viento reinante, más de 50 salidas, de las que 22 corresponden a incendios forestales. El más importante es el que afectó los términos municipales de Massanet, Blanes y Tordera. En su extinción participaron un total de 16 unidades de tierra y tres hidroaviones que poco pudieron hacer al tener limitada, su actuación por el fuerte viento.

A las cinco de la tarde, unas 50 personas se habían refugiado en el Ayuntamiento de Tordera debido a que sus viviendas se hallaban cercadas por las llamas. El estado de emergencia fue declarado por el alcalde de la ciudad Jaume Romaguera, movilizándose toda la población para combatir, el fuego. Empresas, bares, talleres y oficinas quedaron paralizados durante toda la tarde. El incendio fue dominado a media tarde. Ninguno de los servicios consultados pudo concretar la extensión calcinada.

Daños en Puigcerdà

Los bomberos tuvieron también que combatir las llamas en Hostalrich, Banyoles, Vilamarí, Campmany, Capdevànol, Begur, Tossa, entre otros incendios de menor importancia. El fuerte viento reinante que durante los, dos últimos días ha venido azotando la provincia de Gerona ha causado cuantiosos daños en tejados y cercas, líneas eléctricas y telefónicas, y ha provocado la caida de gran número de árboles en distintas zonas.La comarca más afectada es la Cerdanya donde un 40% de los usuarios del teléfono se encuentran sin servicio, informa Jordi Busquets. El temporal ha causado también graves daños en las líneas del tendido eléctrico. Así mismo, han resultado seriamente afectados numerosos chalés y más, de 300 árboles se hallan caídos.

Durante la noche de ayer el Consell Comarcal de Montanya celebró una reunión en el Ayuntamiento de Alp para solicitar a todos los municipios de la comarca que adopten un acuerdo solicitando a la Administración la declaración de zona catastrófica.

Catástrofe en el delta del Ebro

En la provincia de Tarragona, los alcaldes de las comarcas del Baix Ebre y Montsià, que resultaron gravemente perjudicadas por los vientos huracanados de los últimos días, han solicitado la declaración de zona catastrófica para estas poblaciones. Las pérdidas sufridas por la agricultura pueden elevarse a varios cientos de millones de pesetas.El gobernador civil de la provincia, Vicente Valero, se reunió ayer por la mañana en el Ayuntamiento de Amposta con los alcaldes de las dos comarcas afectadas. A la vista de los graves daños sufridos por la agricultura, las instalaciones pecuarias y pesqueras, y las obras de infraestructura en general como consecuencia de los vendavales que se produjeron durante la noche del 8 al 9 de febrero, se tomó el acuerdo de proponer al Gobierno la declaración de zona catastrófica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de febrero de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50