Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfonso Guerra condiciona las relaciones de España con Israel a la retirada de sus tropas del Líbano

El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, afirmó ayer a un diario italiano que España no establecerá relaciones con Israel "antes de la retirada de los israelíes de Líbano". Estas declaraciones de Guerra contrastan con una reciente intervención del presidente Felipe González, quien el pasado 31 de enero dijo ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, reunida en Estrasburgo, que no había que "ligar necesariamente" el intercambio de embajadores entre ambos países con "la solución del problema de Oriente Próximo".Aquel discurso tuvo una segunda parte el pasado 3 de febrero en Caracas, cuando González afirmó que la solución del problema palestino no era una condición previa al establecimiento de relaciones con Israel.

Ayer, sin erribargo, Guerra, en una entrevista concedida al diario romano Il Messaggero, afirmó que "nuestras relaciones con Israel están condicionadas negativamente por una situación que para nosotros es incomprensible: el expansionismo de su, Gobierno, la ocupación militar de una parte de Líbano y sus responsabilidades en estragos como los de Sabra y Chatila", según informa nuestro corresponsal en Roma, Juan Arias.

En Estrasburgo, Felipe González había dicho que era de esperar que el intercambio de embajadores se produciría en breve. En la tarde de ayer, un portavoz del Gobierno de Madrid declaró que aún no conocía el contenido de las declaraciones de Guerra en Roma, pero que no consideraba que contradijeran al presidente del Gobierno. "En todo caso, habría que concluir", afirmó este portavoz, "que el vicepresidente ha puesto más el acento en la parte negativa del problema, mientras que el presidente recalcó la parte positiva".

Desde la llegada al poder del Gobierno socialista se inició un proceso de acercamiento entre España e Israel. El año pasado, las compañías aéreas de ambos países iniciaron vuelos regulares, e Israel envió su primer diplomático a Madrid como representante en la Oficina Internacional de Turismo, que tiene su sede en la capital española.

El mes pasado se aplazó un viaje que Felipe González tenía previsto realizar a Arabia Saudí y Jordania. Fuentes de la Moncloa afirmaron en la tarde de ayer que próximamente se hará pública una nueva fecha. Estas mismas fuentes reiteraron que el aplazamiento estaba basado sólo en razones técnicas, ya que los preparativos del viaje no estaban suficientemente avanzados. A finales del año pasado, el ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán -también por razones técnicas-, suspendió una visita a Arabia Saudí, y en la tarde de ayer, fuentes de su departamento afirmaban que aún no había nada previsto al respecto.

Sin embargo, otras fuentes relacionaron las suspensiones de ambos viajes con el tema de Israel. Un portavoz de la Moncloa dijo que "no creía" que estos asuntos fueran comentados durante el almuerzo que Juan Carlos I ofreció en la Zarzuela el miércoles al rey Fahd, y en el que también estuvieron presentes González y Morán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de febrero de 1984

Más información

  • Felipe González había dicho que la decisión dependía sólo de los "intereses nacionales"