Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer estéril da a luz a un niño tras serle implantado el óvulo fertilizado de otra mujer

Por primera vez, una mujer estéril ha dado a luz a un niño procedente del óvulo fertilizado de otra mujer. La noticia ha sido dada a conocer en Los Ángeles por el doctor John E. Buster, director del equipo de Harbor-Ucla Medical Center que llevó a cabo el experimento, que ha sido objeto de numerosas críticas por prestarse a una posible comercialización.El niño, del que se desconoce su nombre, ya que sus padres han preferido mantener el anonimato, nació a principios de enero, pero los médicos esperaron a que la publicación de un estudio sobre sus trabajos apareciera en la revista de la Asociación Americana de Medicina, para hacer pública la noticia.

Niño E. T.

La Prensa lo ha bautizado ya como el niño E. T., por embryotransfer (transferencia de embrión). Con este sistema, una mujer fértil, a cambio de una recompensa económica, es inseminada artificialmente con esperma del marido de la mujer estéril. Una vez seguros de que el óvulo ha sido fertilizado, el embrión resultante es extraído del útero de la donante en el plazo de una semana y reimplantado en el de la mujer estéril, donde se desarrolla normalmente durante los nueve meses.Para que dé resultado, la mujer receptora debe ser tratada con hormonas que repitan el proceso normal que se produce en el cuerpo femenino en estos casos, por lo que la preparación de ambas mujeres ha de ser simultánea.

Este sistema se diferencia de lo que se conoce como niños-probeta o, más propiamente, fertilización in vitro, en que el proceso ocurre dentro del cuerpo humano en lugar de en el laboratorio, la reimplantación del embrión es posible efectuarla en la consulta del médico, y no requiere anestesia ni cirugía como el primero.

En el caso tratado, la madre padecía de endometriosis, una de las principales causas de esterilidad, y había sido tratada repetidamente sin resultados positivos. Esta técnica, según los médicos que la han desarrollado, ayudará a ser madres a aquellas mujeres con obstrucción de las trompas de Falopio o con ovarios que no producen óvulos. También puede ser muy útil a aquellas mujeres con herencias genéticas dañinas.

Según otro de los médicos del equipo, el doctor John Marshall, el principal problema con el que se han encontrado es el rechazo de algunas de las parejas a concebir un hijo que no proviene de un óvulo de la madre y carece, por tanto, de su herencia genética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 1984