Pasividad de la policia francesa en la búsqueda de 'etarras' que deben ser confinados

Las autoridades francesas han desactivado, de momento, el dispositivo policial para la localización de una treintena de supuestos miembros de ETA sobre los que el Gobierno de Mitterrand dictó, a comienzos de este año, órdenes de confinamiento, que no han sido atendidas por los afectados. Desde la redada del 10 de enero, que dio lugar a la expulsión de Francia de seis supuestos etarras y al confinamiento de otros, entre ellos Txomin, Larreátegui Cuadra y Lujúa Gorostiola -ahora en paradero desconocido-, la policía no ha logrado detener a ninguno de los afectados por las medidas de la Administración.La opinión pública francesa ha dejado hace tiempo de interesarse por la suerte de los etarras -la huelga de hambre que mantienen desde hace dos semanas en Bayona un total de 43 refugiados transcurre en medio de la indiferencia- y centra su preocupación en las amenazas del grupo terrorista Iparretarrak (la ETA del norte).

La Unión de Campesinos de Euskadi (Euskal Herriko Laborarien Batasuna), que cuenta con el apoyo del 30% del campesinado vasco francés, ha salido al paso de Iparretarrak con un manifiesto en el que critica rotundamente el uso de la violencia y acusa al grupo terrorista de denigrar con su estrategia armada el trabajo emprendido por las organizaciones de masas. El sindicato afirma que es la hora de dejar las cosas en su sitio,y que la violencia de Iparretarrak sólo es comprendida o aceptada por una minoría.

Por otra parte, el activismo de este grupo terrorista, que, según la policía francesa, dispone de armas facilitadas por alguna rama de ETA, causa descontento en ETA Militar, que teme que la actividad de aquéllos provoque una reacción policial más dura en el País Vasco francés, a la vez que desencadene un rechazo entre la población no beligerante contra los etarras. La crítica que la Unión de Campesinos de Euskadi hace a Iparretarrak tiene muchos elementos comunes con la que, en ocasiones, partidos vascos han realizado contra ETA.

Página 11

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS