Más de 1.500 personas han visitado en dos días la exposición policial de joyas presuntamente robadas

Unas 1.600 personas han visitado hasta el momento la exposición de joyas presuntamente robadas que la policía inauguró el pasado día 1 de febrero en sus dependencias de la Puerta del Sol. El aluvión de víctimas de robos, es tal que, pese a que previamente se entregan números para impedir las aglomeraciones, las colas dan la vuelta al viejo edificio de la Dirección General de Seguridad y se extienden por la calle de Carretas. La muestra permanecerá abierta al público hasta el próximo día 17.En la exposición se exponen 14.600 piezas, valoradas en unos 500 millones de pesetas, que fueron retenidas durante los últimos ocho meses en los 264 comercios que en Madrid se dedican a la joyería y la compraventa.

Los funcionarios policiales comprueban, a través de un terminal del ordenador central del Ministerio del Interior situado en El Escorial, la identidad de quienes han vendido las joyas. Si éstos tienen antecedentes penales o policiales, se comunica al comerciante que debe depositar en jefatura el lote que haya comprado al sospechoso.

La pieza más destacada de la presente muestra es una gumía árabe de oro con hoja de plata valorada en unos cuatro millones de pesetas. La daga, fruto con toda probabilidad de un robo en Marbella, tiene como señal reconocible una inscripción formada por dos espadas que se cruzan sobre una palmera. Asimismo, hay medio kilo de oro en muelas y piezas dentarias, cuya identificación presentará problemas.

En la anterior exposición fueron devueltas a sus legítimos propietarios 216 piezas robadas. Las joyas que no son identificadas se devuelven a los establecimientos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS