Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de las tres subidas de tarifas telefónicas estudiadas costarían al abonado un mínimo de 500 pesetas más al mes

La Junta Superior de Precios ha dado tres alternativas en su informe al Gobierno para la próxima subida de tarifas telefónicas, que supondrá una factura adicional próxima a los 25.000 millones de pesetas, sin contar otros 6.000 adiciones en impuestos. Dos de las tres alternativas recomendadas, que estudiará a partir de hoy el equipo económico del Gobierno, costarían a los casi seis millones de usuarios particulares unas 500 pesetas más al mes, en una de ellas aunque no efectúen llamadas, pues se centran en subir las cuotas de abono y las complementarias por aparato terminal. La tercera consiste en un aumento lineal del 7,6%. Otro problema planteado afecta a los casi 60.000 trabajadores de la compañía, que tenían pactado en convenio un aumento salarial del 8% y podrían verlo reducido realmente a poco más del 3%, si el Gabinete mantiene sus criterios.

En principio, Telefónica quería incrementar sus ingresos de este año en 32.190 millones de pesetas (un 9,8%), de los cuales 28.000 procederían de abonos familiares, como se refleja en el cuadro adjunto. Eso hubiera costado a los clientes, con impuestos, cerca de 40.000 millones. Pero la delegación del Gobierno en la misma señaló que no se debería pasar del 8%.El dictamen de la Junta Superior de Precios, sobre el que deberá decidir finalmente el Gobierno en un próximo Consejo de Ministros, prevé las tres fórmulas siguientes para incrementar los ingresos de Telefónica en un 7,6%.

-Reparto lineal sólo entre los teléfonos, si bien extendido a todos los conceptos (tanto cuotas de abono como las complementarias, servicios medidos, etcétera). Representaría para los usuarios un 11%, debido a la necesidad de compensar la congelación de precios en otros servicios.

-Revisar principalmente las cuotas de abono, en línea con la solicitud de la empresa, que fundamentalmente pretende elevar un 102,9% (de 478 a 970 pesetas) las cuotas mensuales de abono de los 5,8 millones de líneas particulares y un 15,2% los 1,7 millones de no particulares, al margen de importantes subidas por la tenencia de terminales.

-Incremento del 7% al 15%, a partir de la anterior alternativa, mediante unas compensaciones que extienden el peso de la revisión a todas las cuotas.

El informe de la Junta Superior de Precios, organismo interministerial con representación de patronal, sindicatos y consumidores, ha merecido el anuncio de un voto particular de UGT, con la adhesión de CC OO, según fuentes del sindicato socialista. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) contribuyó en los debates del pleno de la Junta a corregir la segunda alternativa citada, para que se presentara al Gobierno la tercera. La patronal CEOE no intervino en los debates, según las fuentes sindicales, informantes, lo que fue interpretado como un apoyo implícito a las posiciones expresadas por las representaciones de los ministerios económicos.

El voto particular de UGT acepta el incremento lineal del 7,6%, siempre que se extienda a todos los conceptos de ingresos, e incluso considera admisible llegar al 8%. Pero el sindicato socialista manifestó en el mismo su "absoluta discrepancia y disconformidad con los criterios" seguidos en el capítulo de personal, recortado a 100.432,5 millones de pesetas por el grupo de trabajo que preparó el dictamen, y luego por el pleno.

Mientras que la dirección de Telefónica incluyó en la solicitud un presupuesto de 106.000 millones de pesetas para personal, con el fin de elevar los salarios el 8% y atender a una previsión de 600 nuevos empleos, la Junta Superior de Precios ha rebajado el aumento total de costes salariales al 6,5%,. Según fuentes de UGT, eso significa que, una vez descontados los diversos conceptos de deslizamientos, entre ellos las caras sociales, la subida salarial en nómina apenas podría llegar al 2% o, como mucho, al 3%.

La Administración hizo constar en los debates que el aumento del 6,5% en la masa salarial bruta se fundamenta en las indicaciones generales de política económica recibidas del Gobierno, así como en la ley de Presupuestos del Estado para 1984, según la cual el tope de incremento por todos los conceptos ha de ser del 6,5%,

En contra de esto, el voto particular considera de dudosa aceptación que, siendo miembros de la Junta Superior de Precios las fuerzas sociales, la misma quede sujeta de forma rígida a las indicaciones del Gobierno. También califica de muy dudosa la titularidad de Telefónica como empresa pública.

Fuertes aumentos de costes

En opinión de UGT, tales indicaciones distorsionan la autonomía de las partes en la negociación colectiva, al tiempo que otros gastos crecen muy por encima, por lo que el dividendo propuesto para los accionistas -11%, causante de una elevación del 12,7% en la retribución del capital- debería reducirse al 10,5%. Para el pago de dividendos la compañía quería destinar 32.600 millones de pesetas, lo que supondría una elevación en términos absolutos del 18,1%.Las mayores elevaciones de gastos previstos durante 1984 radican, sin embargo, en las pérdidas de tipo de cambio por el fuerte endeudamiento exterior de la empresa (un 151,8%, equivalente a 13.300 millones de pesetas), los gastos financieros en general (aumentan el 19,6%, hasta situarse en 78.400 millones de pesetas), los impuestos (17,2%, hasta 21.207 millones), las amortizaciones (14%, que las colocaría en 97.489 millones de pesetas) y otros gastos (10% de incremento, hasta los 33.810 millones de pesetas). Junto a dichos conceptos aparece en las previsiones de gastos de Telefónica otro nuevo: la dotación de incobrables, por valor de 2.200 millones de pesetas.

Inicialmente, la compañía deseaba destinar a amortizaciones 103.000 millones de pesetas, es decir, unos 6.000 millones de pesetas menos que los considerados al final.

Fuentes de la Junta Superior de Precios han señalado que la rebaja no tiene relación con el probable recorte de unos 100.000 millones de pesetas en el plan de inversiones para los próximos cuatro años, que superaba los 800.000 millones de pesetas. Añadieron que Telefónica efectuó la primera estimación a la luz de las observaciones de su reciente auditoría, en el sentido de que buena parte de sus equipos tiene una vida relativamente corta, por lo que serían aconsejables amortizaciones más rápidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de enero de 1984

Más información

  • La otra persigue un aumento lineal del 7,6% para aumentar la recaudación en 25.000 millones de pesetas