Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Reconversión industrial o agraria?

A raíz de la tan traída reconversión industrial que tantos conflictos ocasiona, uno se pregunta si no sería más conveniente dedicar parte de este esfuerzo en procurar una reconversión agraria. Y digo agraria pues a la vista de que sobran infinidad de productos manufacturados que al no poder venderse ocasionan cierres de fábricas y quiebras, da la casualidad de que cada día que pasa somos más deficitarios en productos alimentarios, como lo prueba la enorme cantidad de cereales y leguminosas que anualmente debemos importar y que en esta temporada 1983-84 superará, según cálculos oficiales, los siete millones de toneladas.El campo está muy deteriorado por la continua depreciación a que los sucesivos Gobiernos han sometido a los precios de los cereales mediante un férreo control, hecho que ha ocasionado que estos cereales hayan perdido en los últimos 15 años, aproximadamente, un 70% de su valor frente al coste de la vida durante el mismo período.

Urge, pues, esta reconversión agraria, no solamente para sacudirnos la dependencia con respecto a EE UU (pues de allí nos llegan estos alimentos), sino también porque sería un factor importante en la lucha contra el paro.

Actualmente el campo está trabajado en la mayor parte por gente mayor o vieja, mientras la juventud pulula, en su mayor parte desocupada, por las grandes urbes, con el malestar social que todos conocemos. España, a pesar de sus 35 o 37 millones de habitantes, es un país despoblado si comparamos sudensidad demográfica con

Pasa a la página 10

Viene de la página 9

Portugal o Italia, que es el doble de la nuestra y, por tanto, es vergonzoso tengamos que importar un 30% de los alimentos base que consumimos, puesto que del cereal y leguminosas se extraen un 70% de los subproductos con los cuales subsistimos.

Esta reconversión agraria es imprescindible si se quiere mejorar primordialmente el sistema de riego que, a igual cantidad de agua, puede, sin la menor duda, triplicar la superficie regable en nuestro país, con lo cual extensas zonas, ahora de secano, serían las. que nos procurarían buena parte de es tos millones de toneladas de maíz, sorgo o soja que ahora importamos. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1984