Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Ramón Ascanio Togores prometió, "prudencia" en el proceso de modernización del Ejército

Durante los actos conmemorativos de la Pascua Militar, el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Ramón Ascanio, prometió ayer "gradualidad y prudencia" en el proceso de modernización militar del Ejército, a la vez que expresó su confianza "en nuestro ministro y en el Gobierno de la Nación". Por su parte, el almirante jefe de la Armada, Saturnino Suanzes, dijo que "tenemos una Marina envejecida y esta circunstancia se hará crítica a partir de 1990, si no iniciamos a tiempo un nuevo programa de construcciones". El jefe del Aire, general Emilio García Conde, señaló que las Fuerzas Armadas deben hacer "una exquisita administración de sus medios y recursos".

Los actos se iniciaron en el cuartel general de la Armada a las 10.45 horas, bajo la presidencia del almirante Suanzes y con asistencia de unos 60 jefes y oficiales de la Marina."Enjuicio el futuro de la Armada con moderado optimismo", comenzó diciendo el almirante Suanzes, quien agregó que el control de un área vital para el tráfico marítimo mundial, como es el triángulo Baleares-Azores-Canarias, "es la mejor baza que puede utilizar un estadista para aumentar el peso específico de España en el contexto occidental y ante reivindicaciones históricas que mutilan nuestra geografía".

Añadió Suanzes que "puede acarrear funestas consecuencias" el retraso en la realización de programas ya aprobados. "Me preocupa igualmente que los plazos de la industria para la entrega de unidades no se cumplan".

Agregó que le preocupa fuertemente el futuro de la Armada para el período 1990-1995, y dijo más adelante: "Durante 1983, la Armada ha sufrido en su propia carne, por dos veces, la actuación del terrorismo, y en su alma la ausencia de sensibilidad que ha supuesto ilustrarnos acerca de los detalles que condujeron a segar la vida de un insigne almirante (el ex presidente Luis Carrero Blanco)".

Ley de Plantillas

En el cuartel general de Tierra, y con la presencia del capitán general de Madrid y del director general de la Guardia Civil, el teniente general Ramón Ascanio se refirió al proyecto de ley de Plantillas aprobado por el Gobierno, que prevé una reducción de 6.000 profesionales en el Ejército."La reducción", dijo, "impone al Ejército la aceptación de un notable sacrificio y supone una honda preocupación por la incidencia que pudiera tener sobre aspectos muy ligados entre sí, como son la operatividad de las unidades y el deseado rejuvenecimiento de los cuadros".

Finalmente, el jefe del Estado Mayor del Aire destacó que su ejército se ha esforzado por alcanzar y mantener "un poder aéreo mínimo pero contundente", y precisó: "El esfuerzo que el pueblo español ha hecho, a costa de renunciar a otras cotas de bienestar, impone a las Fuerzas Armadas un exquisita administración de sus medios y recursos".

García Conde añadió que el Rey "sabe que cuenta con las Fuerzas Armadas, con el Ejército de Aire para la defensa de la institución, de la soberanía e independencia de España, de su integridad territorial y del ordenamiento constitucional".

A los actos no asistió ninguna autoridad civil del Ministerio de Defensa, por primera vez en los últimos años. El ministro, Narcís Serra, no acudió por estar aqueja do de un proceso gripal, y el resto de autoridades civiles no estuvieron presentes "por razones de protocolo", según informó el departamento. El sustituto del ministro en estos casos es el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, general Álvaro Lacalle, quien pasa a la situación B mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de enero de 1984

Más información

  • Ni Serra, por enfermedad, ni ningún representante del Ministerio de Defensa acudieron a los cuarteles generales