Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Golpe de Estado en Nigeria

Cinco golpes de Estado desde la independencia

El golpe de Estado militar que derrocó el pasado sábado al presidente constitucional, Shehu Shagari, es el quinto ocurrido desde la independencia de Nigeria, obtenida en 1960.El 15 de enero de 1966, un grupo de oficiales de la etnia ibo, derribó al régimen republicano. El primer ministro, Abubakar Tafwa Balewa, su ministro de Finanzas, dos primeros ministros regionales y varios oficiales resultaron muertos. Dos días después, el general Joseph Aguiyi Ironsi se proclamó jefe del Gobierno.

El 29 de julio de 1966, un motín de ciertos elementos del Ejército (oficiales y cuadros musulmanes) estalla en varias ciudades del país. El general Ironsi y el coronel Fajuyi, gobernador militar del oeste nigeriano, son muertos por los rebeldes. El teniente coronel Yakubu. Gowon se convierte en comandante supremo de Nigeria.

El 29 de julio de 1975, un grupo de oficiales musulmanes, dirigido por el coronel Joseph Garba, jefe de la guardia personal del general Gowon, derriba, sin efusión de sangre, al jefe del Estado, cuando éste se encontraba en la cumbre de la Organización para la Unidad Africana (OUA), que se celebraba en Kampala (Uganda). El general Murtala Mohamed le sucede.

El 13 de febrero de 1976, el general Murtala Mohamed es asesinado en una tentativa de golpe organizada por un grupo de jóvenes revolucionarios, dirigidos por el teniente coronel Bukar Dimka. Tras el fracaso de la intentona, 39 personas, entre ellos el propio Dimka, fueron ejecutadas.

El presidente fue reemplazado por el general Olusegun Obasanjo, que devolvería el poder a los civiles en 1979. En las primeras elecciones, Shehu Shagari se convirtió en presidente. El 6 de agosto de 1982, por amplia mayoría, revalidó su victoria.

El régimen democrático de Nigeria (primer país africano por su población y por su producto nacional bruto) era considerado como un ejemplo en un continente en el que más de la mitad de los Estados están gobernados o controlados indirectamente por los militares, en tanto que otra cuarta parte tiene regímenes autocráticos de partido único. Las democracias -Senegal, Mauricio y, hasta el sábado, Nigeria- eran escasos ejemplos de una regla vestida de uniforme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de enero de 1984