Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Golpe de Estado en Nigeria

Los militares que derrocaron a Shagari ponen fin a cuatro años de régimen civil y prometen acabar con la corrupción

Las Fuerzas Armadas nigerianas, bajo el mando del general de división radical Mohamed Buhari, nacionalista, de 42 años, derrocaron y detuvieron el pasado viernes al presidente Shehu Shagari, de 58 años, y sustituyeron el Gobierno civil de éste por otro al que denominaron Gobierno federal militar. Las fronteras y las comunicaciones con el exterior fueron cortadas. Rige el toque de queda desde el crepúsculo hasta el alba. No hay, por el momento, noticias de derramamientos de sangre.

Las razones del golpe militar res¡ den en el deseo de corregir la "desastrosa situación económica" y la "corrupción política y administrativa" imperantes en Nigeria, según los golpistas. El derrocamiento de Shehu. Shagari pone fin a cuatro años de régimen civil en Nigeria.El golpe se inició a última hora del viernes 30 de diciembre, cuando tropas fuertemente armadas comenzaron a desplegarse por la capital, Lagos, donde sustituyeron en sus puestos a los destacamentos policiales que habitualmente mantienen controles en la capital nigeriana. Al mismo tiempo, unidades bien pertrechadas llegaban a los principales puestos fronterizos con Benin, Níger, Chad y Camerún, y de modo muy rápido cerraban las salidas del país.

En Lagos, efectivos de élite y algunos blindados fueron situados en las inmediaciones del palacio presidencial y de la sede central de la radiotelevisión desde donde se hicieron disparos contra las tropas que cercaban este recinto, según fuentes diplomáticas. Minutos después, la radio comenzaba a emitir música militar y folklórica.

El presidente Shagari fue detenido 600 kilómetros al norte de Lagos, en ],a localidad de Abuja, que iba a ser designada capital del Estado Federal de Nigeria próximamente. También fueron detenidos el vicepresidente, Alex Ekweme, y el presidente del parlamento federal de Lagos, Benjamín Chaha, que en la noche del viernes fueron sacados a punta de fusil de sus domicilios, donde dormían.

Los jefes de Estado Mayor de los tres Ejércitos y el máximo responsable de la policía, han cesado en sus cargos. El Ejército controla la situación desde el origen del golpe que, según fuentes diplomáticas, triunfó plenamente.

Los partidos políticos han sido prohibidos y la Constitución de 1979, suspendida. Los gobernadores de los 19 Estados federales han sido obligados a poner sus cargos a disposición de las nuevas autoridades militares, ante las cuales han de presentarse inmediatamente. El Gobernador de Kano, Sabo Bakín, as¡ como su adjunto, Wada Abubakar y el ex gobernador Abdu Dawakim Toha, han sido apresados por el Ejército.

Tras la salida del sol, en la mañana del sábado, un portavoz de los golpistas, que se identificó como el general de brigada Saleh Abacha, anunció por la emisora nacional los planes adoptados por el nuevo Gobierno recién creado, que definió como federal y militar. Luego, criticó muy duramente el régimen de, Sheliu Shagari, líder del denominado Partido nacional Nigeriano, a quien tildó de "corrupto y estúpido".

Suspendida la Constitución

A mediodía del sábado, se supo que al frente del golpe, ya consolidado, se hallaba el general musulmán Mohamed Buhari, de 42 años, educado en la academia militar británica de Aldeshot y exresponsable de la empresa nacional de petróleos de Nigeria en 1978. Buhari, que desempeñó un papel muy relevante durante el régimen militar nigeriano entre 1976 y 1979, así como en la devolución del poder a los civiles el 1 de octubre de aquel año, procede de los Estados septentrionales del país, mayoritariamente conservadores.

En una alocución radiada, Mohamed Buhari anunció la suspensión de la Constitución, vigente en el país desde el año 1979, en sus apartados relativos a la elección y nombramiento de altos cuadros de la Administración, gobernadores y Gobiernos de los Estados federales (consejos ejecutivos) y consejeros especiales, así como la disolución de la Asamblea Nacional y la prohibición de los partidos políticos.

Buhari anunció también que su Gobierno federal militar, a cuyo frente se ponía "con humildad", constaría de un Consejo Supremo Ejecutivo, un Consejo Nacional de los Estados, un Consejo Federal Ejecutivo Central y Consejos Ejecutivos de los Estados. Estos órganos, presumiblemente, serán integrados por militares. Según los observadores, de estos anuncios se desprende que Buhari mantendrá la estructura federal del Estado nigeriano, formado por 19 Estados federados, con Cámaras y Gobiernos federales, así como órganos estatales centrales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de enero de 1984