El alcalde marxista de Lima considera que el terrorismo es incompatible con la revolución

"El terrorismo es incompatible con una posición auténticamente revolucionaria", declaró el miércoles a EL PAIS Alfonso Barrantes, líder de Izquierda Unida (IU) y alcalde de Lima. Barrantes, que se define así mismo como marxista-leninista y revolucionario afirmó que el movimiento guerrillero maoísta Sendero Luminoso expresa la voluntad del pueblo peruano, según prueban los resultados electorales, que dieron el 35% de los votos a Izquierda Unida.

Barrantes, que resultó vencedor en los comicios municipales de la capital peruana el pasado 13 de noviembre, en contra de las expectativas de los sondeos, que se mostraban favorables a la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), acaba de finalizar una visita a Madrid, dentro de una gira por las principales capitales de Europa y América, hecha con el fin de preparar su gestión, que comenzará el 1 de enero.Los contactos desarrollados por Barrantes con distintas entidades gubernamentales y no gubernamentales tienen como objetivo recabar ayuda y apoyo para el desarrollo de su denso programa electoral, que incluye medidas de saneamiento para Lima y un millón de desayunos diarios para los niños de la capital peruana.

A partir de la asunción del cargo, Barrantes ocupará un palacio situado en la plaza de Armas, donde también se halla la residencia del presidente peruano, Fernando Belaúnde Terry, líder de Acción Popular, el partido que ocupa actualmente el poder.

Alfonso Barrantes, que conria en que él y el presidente Belaúnde "serán buenos vecinos", declaró que una de las principales dificultades a las que tendrá que enfrentarse es la de "lidiar con el ministro de Economía", Carlos Rodríguez Pastor, que, al igual que su predecesor, "todo lo ve en porcentajes, cifras y guarismos y se olvida de los hombres de carne y hueso". El alcalde de Lima declaró que no cree en la posibilidad de un golpe de Estado por parte de los sectores ultraderechistas del país ante el temor de una victoria de IU en las elecciones presidenciales previstas en Perú para el año 1985.

"No es un ogro lo que ha llegado a la alcaldía de Lima, sino simplemente un terco combatiente de la desigualdad y la explotación", dijo Barrantes. "Cuando decimos que vamos a convertir a Lima en una ciudad para todos y que hay que terminar con la segregación, no significa que vayamos a sustituir un tipo de segregación por otro. Lo que en realidad temen algunos sectores ultraderechistas es perder los privilegios".

Según Barrantes, el socialismo en América Latina no debe ser "copia ni calco" del ya existente en otros países, sino que se debe adecuar a la realidad y tener un "lenguaje propio" que integre los elementos de su pasado histórico, hispanos o de otros países europeos e indígenas."

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Barrantes se identifica con el marxismo revolucionario de José Carlos Mariatégui frente a la línea reformista, de Víctor Raúl Haya de la Torre, seguida por el APRA que, en el momento actual, según el jefe de Izquierda Unida "no busca el cambio sustancial sino en constituirse en un recambio de los sectoes derechistas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS