Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzu, a millón por partido

Julio César Arzu, perito mercantil, batería en sus años mozos, triunfó rotundamente en el Mundial de España como portero de la selección de Honduras. Poco después le fichó el Rácing de Santander. Costó ocho millones de pesetas y sólo fue titular en los nueve primeros partidos.Las goleadas encajadas frente al Real Madrid y Barcelona fueron decisivas para que Alba, un cántabro perenne suplente, que había sido dado de baja al comenzar la temporada y apresuradamente recuperado, le reemplazara. Arzu sólo volvió una tarde, en Salamanca, al portal del Rácing.

Los técnicos encontraron demasiado tarde los defectos de Arzu. Fichado sin ser estudiado con detalle, el entrenador Fernández Mora no fue capaz de corregirle los defectos: no sabía salir de puerta ni atenazar los balones que le llegaban desde lejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 1983