Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boada expone en las Cortes los peligros de aceptar el precio del gas argelino

La cuenta de resultados de la Empresa Nacional del Gas (Enagas), ya negativa en este ejercicio en unos 6.500 millones de pesetas, correría el peligro de experimentar un quebranto adicional de 1.200 millones de pesetas mensuales si el Gobierno aceptara el precio del gas natural que tratan de imponer los argelinos y que equivaldría al que pagan en la actualidad franceses e italianos, según manifestó ayer Claudio Boada, presidente del Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH).En cuatro horas de testimonio ante la Comisión de Industria del Congreso de Diputados, a requerimiento del Grupo Socialista, Boada expuso los datos definitivos del Plan de Actuación, Inversiones y Finaciación (PAIF) del INH correspondiente a 1984, que prevé unas inversiones reales de unos 70.000 millones de pesetas para las siete empresas del holding, con otra inversión financiera del orden de los 65.000 millones de pesetas.

En relación a Enagas -que, junto a Butano, forma parte de las empresas deficitarias del grupo-, Boada señaló que si se mantienen los precios del contrato firmado con Argelia en. 1975 la sociedad sólo perdería 2.500 millones de pesetas en 1984.

El objetivo del INH en el próximo ejercicio es proceder a un saneamiento profundo de las empresas del instituto en el convencimiento de que los años próximos serán más problemáticos para el sector de hidrocarburos, a nivel internacional, que los ya pasados.

Dentro de las inversiones previstas en el PAIF para 1984 no se recogen las inversiones que requerirá la reordenación en curso del sector, en cumplimiento del protocolo firmado en agosto entre el Ministerio de Industria y Energía y las seis refinerías españolas, tanto públicas como privadas. El INH, dijo Boada, está a las órdenes del Gobierno en este punto.

Gran parte de las inversiones previstas del grupo se destinarán a las actividades de prospección, exploración y extracción de petróleo y gas en territorio nacional. Boada señaló que es la mitad de barato explotar y extraer crudo en España y su costa marítima que comprarlo en el extranjero. Es previsible que en 1984 y 1986 se pongan en proceso de aprovechamiento comercial los pozos de gas de Serrablo, en Huesca, y Gaviota, en la costa marítima del Cantábrico.

En cuanto a la reordenación del sector, el presidente del INH señaló que la nueva Campsa que están proceso de crearse permitirá recuperar competitividad para el sector de refino. Añadió, en este sentido, que una valoración desnesurada de la red primaria de distribución del monopolio tendrá ina repercusión inmediata para os resultados de las compañías reinadoras que se traducirá a la larya en una mayor carga financiera para las empresas o en unas mayores tarifas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1983