Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El accidente del 'jumbo' de Avianca en Madrid

La tragedia ha originado un sentimiento de inseguridad en poblaciones proximas a Barajas

Cinco cadáveres fueron rescatados ayer aplastados entre los restos del avión. Cuando la falta de luz hizo imposible continuar con los trabajos, quedaba sólo un cuerpo por recuperar, según los últimos datos oficiales. Mientras, los funcionarios del Gabinete Central de Mentificación, dependiente de la Dirección de Seguridad del Estado, continuaban la penosa tarea de procurar conocer la identidad de los 180 cuerpos depositados en el hangar de Iberia. El entierro de los aproximadamente 30 cadáveres que se estima no podrán ser identificados se llevará a cabo en el cementerio municipal de Coslada, aunque aún no está concretada la fecha. El accidente del domingo ha provocado una gran inquietud en los pueblos próximos al aeropuerto de Barajas.

A las dos de la tarde de ayer, una pala excavadora levantaba trabajosamente la parte centro del avión siniestrado. Inmediatamente, uno de los numerosos bomberos que, junto con miembros de la Cruz Roja, tienen a su cargo las labores de rescate, vio el cuerpo de una persona, carbonizada, aplastada hasta entonces bajo el fuselaje. A lo largo de la tarde se encontraron cuatro cuerpos más, que fueron también trasladados a los hangares de Iberia que sitven de depósito.Las labores de rescate se espera que concluyan hoy, tras interrumpírse ayer de nuevo por la falta de visibilidad.

En Mejorada del Campo, Coslada San Fernando, Loeches, y otras localidades cercanas, el clima que vive la población ha experimentado un Cambio importante.

Pasados los primeros momentos en que los sentimientos de solidaridad primaban por encima de todo, la gente se pregunta que hubiera sucedido si el avión se estrella dos kilómetros más al este, en pleno casco de Mejorada del Campo. Los ayuntamientos citados, más otros, como Paracuellos del Jarama, Alcobendas o San Sebastián de los Reyes, llevan años desgranando sus quejas por las moléstias ocasionadas continuamente por el intenso tráfico aéreo de Barajas. Hace pocos meses, el tubo de escape de una avioneta cayó en el patio de un colegio de Torrejón de Ardoz.

Las condiciones en que desarrollan su trabajo los 20 funcionarios del Gabinete de Identificación, trabajando en dos turnos de doce horas, sólo son aptas para carácteres templados y avezados en este tipo de asuntos. Hay que recordar que, hasta ayer, las autoridades no han dado permiso para que ni familiares ni periodistas tengan acceso al hangar. Depositados en el suelo, se encuentran 180 cadáveres, la mayoría de ellos mutilados y carbonizados. Se ha tenido que proceder a un ligero embalsamamiento de los cuerpos, para retrasar en lo posible su descomposición, aunque es prácticamente imposible que pueda mantenerse esta situación más allá de hoy.

Objetos personales

Una vez numerados los cuerpos, se realiza su descripción risica y se les toman fotografias. Sus objetos personales son apartados en una bolsa que lleva como clave el número a que corresponde el cadáver. Estos objetos personales se enseñan a los familiares. Si reconocen alguno de ellos como pertenecientes a la persona que buscan, pasan a una sala, apartada del hangar, donde se les muestra el cuerpo en cuestión. Según vaya habiendo cuerpos identificados, el juez de instrucción Modesto de Busto Gómez, titular del Juzgado número dos de Alcalá de Henares, podrá dar el permiso necesario para que sea trasladado a su país de origen.A los cuerpos no identificados por este sistema se les realiza una reseña necrodactilar que, a través de Interpol, se difunde a todos los países. En los casos extremos, se procede a la extracción de los maxilares, cuyas fotos son enviadas también a través de Interpol. Todos los pasos se realizan siguiendo un formulario estudiado y aprobado por la asamblea general de la CIPC-Interpol, en 1968.

Ayer se esperaba la llegada a Barajas de un avión especial fletado por Avianca en el que viajan un grupo numeroso de familiares de los pasajeros colombianos que iban en el. avión siniestrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 1983

Más información

  • Sólo un cadáver falta por rescatar entre los restos del avión