Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sondeo Sofemasa sobre el año de gobierno socialista

Balance negativo en paro, precios y terrorismo, y positivo en libertades, lucha contra la corrupción e involucionismo

Los encuestados, cuando se les pregunta por la situación de los problemas más graves de España, sólo muy raramente dicen que ya los ha solucionado el Gobierno. En general, son mayoría los que piensan que esos, problemas están en vías de solución, aunque en bastantes de los problemas por los -que se pregunta la mayoría de los encuestados piensan que empeoran -sobre todo, los temas económicos y el terrorismo-, y en algún caso -la OTAN-, que están igual.

El cuadro 2 adjunto se ha realizado con las respuestas dadas por los encuestados a las preguntas sobre la labor del Gobierno respecto a una serie de problemas concretos y la que haría un hipotético Gobierno de AP.Los encuestados sólo se pronuncian significativamente en la creencia de que ya está solucionado -o ya lo estaría con AP- un problema: el del involucionismo. Aquí, un 18% de las respuestas creen que ya está arreglado por el PSOE, y un 20%, que ya lo habría solucionado AP. También se da un mayor porcentaje de satisfacción completa con el PSOE respecto a las libertades públicas -el 7%- y respecto de que la relación con la OTAN estaría ya resuelta con AP (12%).

Para gran parte de los demás temas, la mayoría opina que están en vías de solución. Esta opinión es especialmente sólida para problemas políticos y de relaciones internacionales: Las libertades públicas están en vías de solución para el 52%; la corrupción administrativa, para el 48% las relaciones exteriores, para el 43%; las relaciones del Gobierno con las comunidades autónomas, para el 42%; el ingreso de España en el Mercado Común, para el 38%, y el involucionismo, para el 31 %.

En general, están peor los problemas de la seguridad y de la economía, según el juicio mayoritario de los encuestados. El asunto que, de acuerdo con las respuestas, empeora más es el del paro: el 52%. cree que va a peor. Le siguen la inflación (41 %), el terrorismo 140%), la inseguridad ciudadana y la situación económica en general (39%. en ambos casos).

Ante la posible labor de un Gobierno de AP, son mayoría los porcentajes de opinión desfavorable, especialmente en temas políticos, económicos y administrativos. Las respuestas son más positivas cuando se trata de seguridad y lucha contra el terrorismo. Especialmente, un 37% de los encuestados cree que las libertades empeorarían con un Gobierno de AP.

Le siguen los porcentajes relativos ala corrupción administrativa y las relaciones con las autonomías (31 %, en los dos casos), la inflación (29%), el paro (28%) y la situación respecto a la Alianza Atlántica. La mayoría cree que mejoraría la lucha contra el terrorismo (el 28%) y, sobre todo, la seguridad ciudadana (el 34%).

Al analizar los datos teniendo en cuenta a quién dice que votó el encuestado -estos datos ya no figuran en el cuadro-, entre los que afirman que votaron socialista la mayoría cree que las cosas están en vías de solución, y en menor medida, que están igual. Los porcentajes más significativos son los correspondientes a los que creen que están en vías de solución los siguientes temas: libertades públicas (64%), corrupción administrativa (61%) y relaciones con las autonomías (52%). Estos encuestados creen que irían peor con AP, sobre todo las libertades públicas (50%), la inflación (39%) y el paro (37%).

Los profesionales, optimistas

Entre los que declaran que votaron a AP sólo son, mayoría los que opinan que van mejor las libertades públicas (36%) y las relaciones con las autonomías (33%). En cambio, la mayoría cree que empeoran casi todos los problemas, sobre todo el paro (79%), la inseguridad ciudadana (69%), la inflación (68%) y el terrorismo (64%).

Si se analizan los datos por clases sociales, grupos u ocupaciones, cabe resaltar que las amas de casa y los que tienen estudios primarios o ningún tipo de estudios son los que más creen que ha empeorado la inflación, mientras ven con más optimismo el problema los estudiantes, los profesionales y la clase alta. Asimismo, los profesionales y estudiantes son los más optimistas sobre el paro, y son más pesimistas los empresarios, los empleados y los parados.

Sobre el terrorismo opinan con más pesimismo la clase media, los empresarios y las amas de casa, y son más optimistas, nuevamente, los estudiantes. En el País Vasco, un 26% de los encuestados cree que mejora este problema, y un 31% piensa que empeora. También cabe anotar que en el País Vasco un 49% cree que mejoran las relaciones del Gobierno con las comunidades, autónomas, y un 18%, que empeoran.

AP, el grupo mas rechazado

Los encuestados muestran un elevado grado de rechazo de la coalición que preside Manuel Fraga, que en el gráfico adjunto se distingue con las siglas AP. Un 31% de los encuestados declara que nunca votaría al grupo de Fraga, porcentaje que es superior incluso al de los que afirman que nunca votarían al PCE, que son el 29%. El PSOE recoge, en cambio, un amplio grado de apoyo, y apenas ningún rechazo tajante.En el gráfico se han construido las columnas donde se refleja el. apoyo -a la izquierda- sumando los porcentajes de los que dicen que simpatizan y los que afirman, que confían en determinada opción política. En trama clara se distingue el porcentaje de los que se declaran meramente simpatizantes, y en trama oscura los que dicen que confían en esa opción. A la derecha, en las columnas de trama oscura se puede comparar el grado de rechazo a una u otra opción, expresado en la intención decidida de no votarla nunca.

El partido que encabeza Felipe González recoge un 67% de encuestados que dicen que simpatizan o confían en él, y apenas un 3% que afirman que nunca lo votarían. Significativo es el bajísimo porcentaje de los que afirman que nunca votarían al partido de Adolfo Suárez -sólo el 1%- aunque también sólo suma un 2% de simpatizantes o personas que confían en este grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 1983

Más información