Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sondeo Sofemasa sobre el año de Gobierno socialista

El PSOE mantiene el 72% de sus votantes después de un año de gobierno

Al cumplirse un año de la constitución del Gobierno socialista, un 30% de los españoles piensa que las cosas van mejorando, un 28% que van empeorando y un 21% que siguen igual. Pese a la aceptación crítica a la labor realizada por el Gabinete de Felipe González que estos resultados indican, de los que votaron al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) el 28,de octubre de 1982 volvería a hacerlo el 72% si se convocaran elecciones la semana próxima, un 15,3% están indecisos, un 5,6% se abstendría, un 2,8% votaría a Alianza Popular (AP) y un 1,9% al Partido Comunista de España. El balance es positivo (creen que el problema está solucionado o en vías de solución) en lo que se refiere a libertades públicas, corrupción administrativa, relaciones exteriores, relaciones con las comunidades autónomas e involucionismo. El balance es negativo en lo económico, especialmente en la política de empleo y de precios, así como en terrorismo y seguridad ciudadana. Estos son algunos de los resultados más significativos de la encuesta realizada por SOFEMASA para EL PAIS.

La valoración crítica que los encuestados tienen de la gestión gubernamental no redunda en beneficio de las expectativas de un hipotético Gobierno de la Coalición Popular, como se refleja en el gráfico adjunto. Mientras que algo menos de un tercio (30%) estima que las cosas han mejorado con el Gobierno PSOE, sólo un 14% piensa que hubiera pasado lo mismo con un Gobierno de la Coalición Popular. Esta misma idea favorable a la gestión socialista persiste cuando la valoración se con vierte en negativa: sólo un 28% afirma que con el PSOE las cosas van empeorando frente a un 34% que considera que hubieran empeorado si en el último año el Gobierno hubiera estado en manos de la derecha.Al contrastar la labor realizada por el equipo socialista y la hipotética de un gobierno de la derecha, un porcentaje similar, 21%-20%, respectivamente, PSOE-Coalición Popular, responde que las cosas siguen o hubieran seguido igual.

En cualquier caso, hay más decisión a la hora de enjuiciar favorable o desfavorablemente la labor realizada por los socialistas desde hace un año que a opinar sobre la actuación de un Gobierno de la coalición presidida por Manuel Fraga: sólo un 8%, no se siente capaz de valorar a los socialistas, mientras que un 22% de los españoles no quiere opinar o no sabe qué contestar sobre lo que hubiera hecho un Gobierno de signo contrario.

En la valoración positiva de la gestión socialista están por encima de la media (30%) la Comunidad Valenciana (38%), seguida de Extremadura (36%), Cataluña (35%), Castilla-La Mancha y Baleares (34%, en ambos) y también en Madrid y Barcelona (34%); hombres (35%), el electorado de izquierda en general (44%) y particularmente los votantes socialistas (48%), así como todo el espectro político que se sitúa en posiciones de centro izquierda a extrema izquierda (más del 50%); también los universitarios (37%) y los profesionales liberales, ejecutivos y técnicos medios (40%) y las personas que no se consideran católicos practicantes (alrededor del 40%) y, por supuesto, quienes afirman haberse alegrado del triunfo socialista (47%).

Quienes piensan que a un año del Gobierno socialista las cosas en España van empeorando (media 28%), viven en Cantabria (39%), País Vasco (36%), Galicia(36%) y Aragón (35%); son personas de edad madura, entre los 45 y 64 años (33%), se consideran católicos practicantes (38%) y se sitúan en tendencias políticas de centro derecha (56%) y derecha-extrema derecha (61%); votaron en 1982 a Alianza Popular (61%), a Convergència i Unió (32%) y al Partido Nacionalista Vasco (41%) o al centro (35%); su ocupación es la de empresario grande, mediano o pequeño y en cualquier sector (36%) y también, por supuesto, creen que en el último año las cosas han empeorado quienes se disgustaron del triunfo socialista en las pasadas elecciones legislativas (68%).

Después de la evaluación efectuada por los entrevistados de la gestión socialista, se les preguntó por qué partido votarían si la semana próxima se celebraran elecciones legislativas. (Véase cuadro adjunto, donde se presenta el comportamiento de la población electoral ante esa posible convocatoria.) Un 9% afirma que se abstendría; un 34% votaría al PSOE; un 17%, a AP/PDP/UL; un 25,2% no sabe o no contesta qué haría, y el resto se diluye entre los demás partidos del espectro político español.

Los nacionalistas, estables

El electorado más estable lo dan los partidos nacionalistas, particularmente el PNV, al que seguiría apoyando el 87,7% de sus votantes de 1982, Herri Batasuna (84,1%) y Convergéncia i Unió (83%). Entre los partidos de ámbito nacional la Coalición Popular (79,8%) y el PCE (75,8%) cuentan con un apoyo entre sus votantes ligeramente superior al que mantiene el PSOE de los suyos (72%). El electorado centrista parece haberse dispersado.

El trasvase de electores entreuno y otro partido o a la abstención se produce en el PSOE a favor de AP (2,8%) y del PCE (1,9%), a la abstención (5,6%), mientras que el 15,6% de los electores socialistas de 1982 se mantiene indeciso, La Coalición Popular cede también votos al PSOE (1,4%) a la abstención (2,4%) y está indeciso el 12,8% de sus electores. En general, todos los partidos políticos ceden y reciben electores: el PNV cede un 4% a Herri Batasuna y esta coalición, a su vez, cede a otros partidos un 5,2% de sus votos y tiene un 10,7% de indecisos; CiU, por su parte, pierde un 3,3% de sus electores en beneficio del PSOE y un 4,9% en beneficio de otros partidos y recibe algunos votos de las demás formaciones. Si se deduce de los datos que refleja el cuadro comentado el porcentaje de abstencionistas (9%), como ocurre en el escrutinio real, el reparto de votos resultante de este sondeo es el siguiente: PSOE (37,4%, frente al 46% obtenido el 28-O), AP/PDP/UL (18,7% frente al 25,3%), PCE (4,7% frente al 3,8%); el voto centrista se situarían en un 2,3%, frente a un 10% del 28-O, obtenido de la suma de 7,2% de sufragios de UCD y un 2,8% del partido de Adolfo Suárez. Convergencia obtendría el 2,1 %, frente a su 3,7 % de octubre de 1982, y el PNV mantendría prácticamente iguales sus resultados: 1,6% ahora y 1,5% en octubre de 1982. El sondeo tiene, según este análisis, un 27,7% de personas que no han sabido o no han querido dar una respuesta a su comportamiento en caso de convocarse elecciones legislativas la próxima semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 1983

Más información

  • Un 30% de los españoles cree que las cosas van mejorando y un 28% piensa qué empeoran