CATALUÑA

Detenidos dos chilenos que pretendían cobrar un 'impuesto revolucionario' a un médico barcelonés

Dos chilenos fueron detenidos anteayer en Barcelona minutos antes de que cobraran ocho millones de pesetas a un médico del hospital de San Juan de Dios en concepto de impuesto revolucionario. Según la la Jefatura Superior de Policía, ambos se hacían pasar por miembros de la organización terrorista ETA, y uno de ellos trabajaba como anestesista en el hospital Clínico de Barcelona. A los detenidos se les aplicó la legislación antiterrorista y hoy, probablemente, pasarán a disposición judicial.

Los detenidos son Patricio Eugenio Valdivia Rivera, de 48 años, y a Francisco Campo Rivera, de 49, ambos de nacionalidad chilena, pero con residencia fija en Barcelona. El segundo ocupaba una plaza de médico anestesista en el hospital Clínico de Barcelona, donde le consideraban "un gran profesional".El doctor Francisco Campo gozaba de una buena posición social. "Su Mercedes Benz era el más claro exponente de su nivel de vida", explicó a EL PAÍS una persona que conocía al detenido. La noticia de la detención del médico chileno fue conocida en el Clínico cuando varios inspectores de la Brigada de Información acudieron a los vestuarios del equipo médico para registrar la taquilla del detenido.

Ya hacía algún tiempo que la policía conocía la existencia de un grupo que, en nombre de ETA, se dedicaba a extorsionar a determinadas personas. Desde hace varios meses, diversas entidades y empresarios barceloneses han recibido comunicados anónimos solicitando de forma camuflada determinadas cantidades de dinero a cambio de ayudas y protecciones ante posibles amenazas terroristas, según ha sabido este periódico de fuentes solventes.

Hasta el momento se desconoce si existe o no relación entre los dos detenidos y esas cartas y si se trata de vulgares extorsiones camufiadas en un fondo político-terrorista o de una verdadera petición de impuestos revolucionarios. De hecho, en las diligencias policiales abiertas a estos dos detenidos, los investigadores especifican que "Patricio Eugenio Valdivia Rivera y Francisco Campo Rivera están presuritamente implicados en otros actos terroristas del mismo carácter ocurridos recientemente". Ahora la policía está buscando al médico que debía hacer la entrega del dinero, cuya identidad no ha trascendido.

El último caso de extorsiones disfrazadas de impuesto revolucionario descubierto por la policía fue protagonizado por el autodenominado Frente de Liberación de los Pueblos Vasco y Catalán-Movimiento Unificado Revolucionario Internacional. En aquella ocasión, la víctima era un empresario de Figueres (Alt Empordà), José Raurich Bastons, y en las posteriores investigaciones se implicó y detuvo, entre otras personas, a Josep Maria Mesquida Paltré, ex alcalde de la Jonquera, que posteriormente quedaría en libertad sin fianza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS