El obispo de Jerez prohíbe a los concejales de Arcos asistir a los actos religiosos

El obispo de Jerez de la Frontera (Cádiz), Rafael Bellido, ha difundido un escrito público en el que prohíbe a la corporación municipal de la localidad gaditana de Arcos de la Frontera su asistencia a cualquier acto religioso.

Con esta decisión, continúa la polémica iniciada el pasado mes de octubre entre las dos instituciones sobre una homilía que molestó a los concejales socialistas del Ayuntamiento de Arcos.

El escrito dice que el citado. ayuntamiento "no se hará presente como corporación en ningún acto religioso", decisión que se mantendrá hasta que no se deponga un acuerdo del pleno en el que el alcalde socialista, Jesús Ruiz, calificó una homilía del obispo como "falta de oportunidad y cortesía".

El obispo Rafael Bellido, natural de Arcos de la Frontera, pronunció el sermón el día 5 de agosto, con ocasión de la festividad de Nuestra Señora de las Nieves, patrona de la población.

A mediados de octubre, el pleno de la corporación municipal votó por mayoría un acuerdo en el que se expresaba el malestar causado por algunas expresiones utilizadas por el obispo al dar su opinión sobre "ciertos temas discutibles de la realidad sociopolítica de la España actual", según dijo entonces el alcalde. A raíz de este pleno, el obispo, después de esperar dos semanas, ha reaccionado. Señala en el referido escrito que "resulta inadmisible el método de amenaza que la corporación utiliza", y aconseja a los ediles que sean creyentes que "manifiesten su comunión con el obispo".

Doctrina de la Iglesia

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al resurgir de nuevo la polémica, el alcalde Jesús Ruiz manifestó ayer que la situación ha llegado a un límite que se podría haber evitado con el diálogo. Ante el escrito del obispo, "la corporación en pleno es la que deberá pronunciarse", dijo el alcalde, quien quiso aclarar que la corporación no estaba molesta por las expresiones vertidas en la homilía sobre el aborto, el divorcio y la enseñanza, que, en definitiva, reflejaban la doctrina oficial del episcopado español.Los 13 concejales socialistas que votaron a favor del acuerdo expresaron su malestar por las "opiniones particulares y de cariz partidista vertidas por el obispo en el sermón", indicó el alcalde, "ya que el obispo hizo alusión a las falsas esperanzas despertadas por los socialistas con la creación de nuevos puestos de trabajo, y al hecho de que él cambio iba en contra de los conceptos religiosos de la mayoría de la población".

Según Jesús Ruiz, los concejales socialistas estuvieron a punto de abandonar el templo durante el acto religioso cuando estos y otros conceptos fueron pronunciados por el obispo en la homilía, cosa que no hicieron por cortesía hacia la autoridad eclesiástica de Rafael Bellido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS