Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mandos militares estiman que Defensa tarda excesivamente en decidir las compras de armamento

Los mandos militares de los tres ejércitos estiman que el Ministerio de Defensa tarda excesivamente en decidir los tipos de armamento avanzado con que deben ser equipadas las Fuerzas Armadas, según aseguran fuentes militares competentes. El hecho, han añadido, está provocando importantes riesgos para la capacidad defensiva del territorio nacional y, en ocasiones, origina que algunos sistemas de armas preseleccionados para su evaluación queden ya superados cuando todavía no se ha llegado a una decisión definitiva.La crítica a estos retrasos se ha centrado los últimos años en el programa FACA (futuro avión de combate y ataque), cuya decisión final se adoptó cinco años después de iniciado el programa, y en las tardías decisiones sobre el programa de construcciones navales.

Respecto al Ejército de Tierra, ya hace más de tres años que en el respectivo cuartel general se iniciaron los estudios y evaluaciones para elegir el misil antiaéreo de baja cota que constituirá la base de la defensa antiaérea española, fundamentalmente en las costas de Andalucía y Levante. En 1980, ante la inexistencia en España de un sistema antiaéreo avanzado, se encomendó al cuartel general del Ejército de Tierra la misión de adquirir un sistema misilístico en el más breve tiempo".

Los expertos de Artillería efectuaron una rápida evaluación de los posibles sistemas misilísticos adecuados para la defensa antiaéeconómicos y técnicos, la evaluación volvió a repetirse el pasado año. El sistema recomendado o elegido en esta evaluación fue el Chaparral norteamericano, frente al Rapier británico y el Roland franco-germano.

Sin embargo, los condicionamientos políticos, y sobre todo la persecución de más elevadas contraprestaciones, originó que el Gobierno ordenara este año una nueva evaluación, hecho que provocó malestar entre los mandos de Artillería del Ejército, de un lado, y entre las firmas competidoras, de otro, ya que para éstas son muy elevados los gastos que deben invertir en las evaluaciones.

El ministro de Defensa, Narcís Serra, aseguró a comienzos del verano que la decisión sobre los misiles se adoptaría en junio o julio pasado, y que posteriormente se decidiría qué tipo de carro de combate utilizará el Ejército español en los años 90. Ninguna decisión ha sido aún adoptada.

En estos momentos, por otro lado, distintos observadores estiman que, después de los acuerdos de colaboración adoptados con Francia y la República Federal de Alemania, el misil Roland es el sistema que goza de mayores ventajas, seguido de cerca por el Rapier, cuya firma constructora, British Aerospace, ha ofrecido amplias contrapartidas. La operación comercial está valorada en 33.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de octubre de 1983