Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La realidad de Las Hurdes

Con incontenible rabia acabo de leer un artículo, publicado con fecha de 10 de octubre, acerca de la situación actual en la comarca cacereña de Las Hurdes.El autor se lamenta de que hayan desaparecido las viviendas cuadras de pizarra; desgraciadamente, tal afirmación no es verdad, y sí hoy en día volviera a pasar Alfonso XIII, volvería a sensibilizarse con las condiciones de vida de esta comarca.

Con gran dolor dice que es muy dificil poderlas fotografiar; ojalá no se pudieran fotografiar nunca más. Continúa el artículo con unas graves afirmaciones, que están muy lejos de la realidad. Veamos:

1. "Alquerías de 200 habitantes, con dos o tres centros medicos". Lo que hay en realidad en un cacho de casa blanqueada con unas letras muy gordas en las que se lee "Consultorio médico", pero sin médico, pues sólo hay uno para todos los minipueblos, con cierto desprecio llamados, e incluso la función de ATS la ejerce una monja que va recorriendo las alquerías.

2. "Sobran servicios públicos de base: teléfonos (Asegur, al igual que la mayoría de los minipueblos, dispone de un solo teléfono), escuelas (El Gasco dispone de un solo maestro, que imparte ocho niveles de EGB a un grupo de 50 alumnos apiñados en algo que dicen llamar escuela), autocares (por Asegur pasa el autobús, único, una vez al día, a las seis y media de la mañana), carreteras nacionales (en las que hay que apartarse y detenerse cuando nos cruzamos con algún camión o vehículo algo grande porque no podemos pasar los dos).

¿Qué es lo que entiende este periodista por servicios públicos sobrantes?

La conclusión final es, además de demencial y alucinante, un insulto para estas gentes, esta comarca y esta triste realidad. /

Cáceres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 1983