_
_
_
_

Un testigo modifica la versión sobre la muerte del joven en el concierto de Police

Alfonso Fernández Esteban, el joven que falleció en el concierto de Police en Barcelona y que, según las primeras informaciones, cayó desde el techo de la piscina aneja al estadio del Sant Andreu cuando intentaba colarse, podría, según un testigo ocular, ser uno más del público, con su entrada pagada que cayó desde lo alto de la tribuna del fondo, por uno de sus laterales, sobre el suelo de hormigón que, a unos diez metros, da entrada a uno de los bares del recinto.

Ayer por la mañana el locutor de Radio Nacional de España en Barcelona (Radio 3), Joan Ribera, se puso en contacto con la redacción de EL PAIS para informar que, mientras él estaba sentado en una de las tribunas laterales, vio como un joven vestido con pantalones claros y camisa también clara caía al vacío después de apoyarse en una de las barandillas laterales de la tribuna del fondo y como, de inmediato, miembros de la Cruz Roja y de la Policía Nacional corrían hacia la zona.Según Ribera, "Nunca olvidaré la imagen que tengo, muy clara, sobre todo después de leer en la Prensa que había muerto". Preguntado por los motivos que le han llevado a informar de lo que vio, Ribera afirma: "Cuando leí que era alguien que quería colarse, pensé que no había derecho. No por los organizadores que no tienen ninguna culpa sino por el seguro, que de esta manera se ahorraría olímpicamente el dinero".

La organización había suscrito una póliza a terceros que cubría los daños de cualquier integrante del público que resultara herido, pero no de quienes, en un intento de colarse, pudieran sufrir alguna herida.

Puestos en contacto con uno de los voluntarios de la Cruz Roja que acudió a asistir a este herido, éste asegura que el cuerpo del muchacho muerto (Alfonso Fernández Esteban) lo recogieron varios voluntarios de la Cruz Roja en la zona situada entre las chimeneas y la grada de espectadores, precisamente el mismo sitio donde Joan Ribera asegura haber visto caer al muchacho. La coincidencia, sumada al hecho de que, según la Cruz Roja, éste fue el único de los muchachos, de los que ellos atendieron, que murió, hace pensar que Alfonso Fernández Esteban no se había colado y había pagado su entrada.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_