Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro diputados forales de Navarra, decididos a impulsar la autonomía

Los cuatro diputados forales que todavía continúan en sus puestos -de los siete que accedieron a la Diputación navarra en abril de 1979-, han reiterado su voluntad de continuar en el ejercicio de sus funciones hasta la constitución del nuevo Gobierno de Navarra que tardará aún, según se prevé, varios meses. Asimismo, los diputados han decidido elaborar un programa de actuaciones en materia de transferencias de los servicios del Estado referentes a las facultades y competencias que se reconocen a esta comunidad en la Ley Orgánica del Amejoramiento del Fuero.

Como paso previo a la elaboración de este programa, cada diputado preparará un estudio sobre las materias de cada departamento que pueden ser objeto de transferencia en la actualidad. Una comisión técnica, compuesta por el secretario de la Diputación, la asesoría jurídica central y el director de Hacienda, realizará labores de asesoramiento y de coordinación. Una vez que la Diputación haya redactado este programa se dirigirá al Gobierno para iniciar las negociaciones.La Diputación navarra ya manifestó al Gobierno de la nación en septiembre de 1982 su deseo de que comenzasen las conversaciones para establecer el proceso de reintegración de competencias. No obstante, varias causas impidieron que se llevara a efecto este inicio de conversaciones, entre ellas el proceso electoral de octubre de 1982 y las elecciones al Parlamento de Navarra, que tuvieron lugar en mayo.

Renuncia de Arbeloa

Víctor Manuel Arbeloa, ex presidente del Parlamento de Navarra en la anterior legislatura, presentó ayer sábado, su renuncia al cargo de parlamentario foral mediante un escrito dirigido al actual presidente de la Cámara, Balbino Bados. Arbeloa desea dedicarse por entero a sus labores como presidente de la Comisión de Autonomías del Senado y como representante de esta Cámara en el Consejo de Europa.El hecho de no salir elegido presidente del Parlamento de Navarra (aunque Arbeloa ya tenía pensado, incluso antes de las elecciones regionales, dedicarse por entero a sus trabajos en el Senado) decidió totalmente a Arbeola a presentar su renuncia de forma irrevocable

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 1983

Más información

  • Elaborarán un programa para negociar traspasos