Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Vera, director de la Seguridad del Estado, amenaza con sancionar a los funcionarios que filtren información

El director de la Seguridad del Estado, Rafael Vera, ha remitido, a través de la Dirección General de la Policía, una circular interna a los mandos policiales en la que anuncia la persecución de todo aquel funcionario que facilite información no autorizada a los medios de comunicación, con especial referencia a los representantes sindicales y policías afiliados a las organizaciones que éstos dirigen, cuya situación "no implicará exención de responsabilidades disciplinarias en los supuestos en que prevaliéndose de su condición se produjera infracción de preceptos reglamentarios".

La circular suscrita por Rafael Vera va dirigida a los jefes de división, comisarios generales y jefes superiores de policía de toda España, y coincide con la detención del inspector Juan José Medina Lozano, actualmente en prisión, acusado de supuesta sustracción de documentos. Esta decisión ha sido acogida con disciplina por los mandos policiales y con reservas por parte de algunos dirigentes sindicales, que se han mostrado extrañados por las referencias que sobre ellos aparecen en la citada circular.Medios policiales que conocen el contenido de la circular han mostrado también su extrañeza por el apartado en el que se alude a los sindicatos, ya que, a su juicio, es en el propio Ministerio del Interior y no en los locales sindicales donde existen problemas.

En este sentido, se remitieron al caso del policía Medina Lozano, que precisamente fue nombrado en su día para un cargo de confianza dentro del aparato operativo policial por los actuales dirigentes de Interior y posteriormente fue detenido por orden de éstos.

Rafael Vera señala en su circular que "frecuentemente vienen apareciendo en diversos medios de comunicación social datos o noticias sobre actuaciones de las fuerzas y cuerpos de Seguridad, que en la mayoría de los casos contribuyen negativamente a la culminación y completa realización de los servicios, y en otros implican un manifiesto incumplimiento por parte de los funcionarios de las normas existentes, relativas a la difusión de informaciones reservadas, secretas o simplemente conocidas a través del ejercicio profesional".

Ante esto, el director de la Seguridad del Estado advierte que "cuantas noticias, datos o comunicados se generen relativos a la función de las fuerzas y cuerpos de Seguridad o que se refieran a servicios en que intervengan o conozcan dichos miembros por razón del cargo, se canalizará hacia el exterior, en exclusividad, por los órganos especialmente autorizados al efecto", y añade que "cuando cualquier medio de comunicación recabare información de la señalada se procederá a la remisión del peticionario a los órganos que se mencionan, los que, a su vez, solicitarán la autorización pertinente de la superioridad, por si existieran razones que impidieran la facilitación de la información interesada".

Procedimientos disciplinarios

Advierte Vera a continuación que "la facilitación o utilización indebida por miembros de las fuerzas y cuerpos de Seguridad de secretos oficiales, de actividades reservadas por declaración de ley o materias clasificadas, determinará inexcusablemente la iniciación de procedimiento disciplinario para la depuración de la responsabilidad correspondiente, sin perjuicio, en su caso, de que se dé cuenta a la autoridad judicial".También recuerda en la circular que los funcionarios deben guardar sigilo respecto a los asuntos que conozcan por razón de su cargo, "por lo que de aparecer informaciones de tal matiz en los medios de comunicación, procedentes de fuentes no autorizadas, los órganos con facultades para ello practicarán información sumaria y reservada para la identificación del infractor y propondrán a la superioridad la adopción de las medidas que correspondan".

La circular termina con un apartado dedicado a los órganos de representación policial, en el que se subraya que "se tenga en cuenta que el ejercicio de los derechos sindicales, para los funcionarios autorizados a sindicarse y sus representantes, no implicará exención de responsabilidad disciplinaria en los supuestos en que, prevaliéndose de su condición y extralimitándose en dicho ejercicio, se produjera infracción de preceptos reglamentarios".

Este documento, ya en poder de todos los mandos policiales, fue redactado a primeros de este mes y enviado el pasado día 5 a la Dirección General de la Policía, bajo el epígrafe Normas sobre difusión de informaciones reservadas, secretas o simplemente conocidas a través del ejercicio profesional, para su posterior distribución por conducto interno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de septiembre de 1983

Más información

  • Los sindicatos policiales, advertidos expresamente en una circular interna