El plan de seguridad tiene también como objetivo disminuir el terrorismo, según Guerra

Alfonso Guerra, vicepresidente del Gobierno, clausuró ayer la reunión de gobernadores civiles para estudiar el plan de seguridad ciudadana, que se ha celebrado durante los pasados jueves y viernes en la Dirección General de Tráfico, en Madrid. La clausura fue a puerta cerrada. A su llegada a la reunión, Alfonso Guerra declaró a los periodistas que "el plan de seguridad no va destinado sólo a reducir la delincuencia común, sino también la delincuencia criminal de los atentados terroristas"."El plan no modificará la legalidad sobre las atribuciones de los gobernadores civiles, ni las competencias de las distintas policías", añadió Guerra. "Existen unas juntas de seguridad encargadas de la coordinación entre los responsables del Estado y de las comunidades autónomas".

Agregó el vicepresidente que "es preciso garantizar la autoridad per se, la cual no es perjudicial sino necesaria, y también los derechos de los ciudadanos, ya que ambos factores organizan la seguridad y la libertad". "En un sistema democrático los riesgos que comporta la libertad deben estar garantizados por un más perfecto ensamblaje de la seguridad".

El vicepresidente del Gobierno afirmó que iba a ratificar a los gobernadores civiles las palabras que Felipe González les dijo por la mañana en la Moncloa, sobre la necesidad de que apliquen con firmeza la ley, pero respetando siempre el diálogo con todos los sectores sociales. "En esta tarea tendrán siempre el respaldo del Gobierno socialista" añadió.

Después de finalizada la reunión tuvo lugar una conferencia de prensa presidida por el director de la Seguridad del Estado, Rafael Vera; el director general de la Guardia Civil Aramburu Topete; el director general de Protección Civil, Antonio Figueruelo, y el gobernador civil de Madrid, José María Rodríguez Colorado.

Rafael Vera aseguró que la sensación de inseguridad que tiene el ciudadano no se corresponde con la realidad, pues se resaltan más los hechos delictivos que los éxitos policiales, lo que produce inconscientemente una inseguridad. Para luchar contra esa psicosis es necesaria una campaña de concienciación del ciudadano para que colabore más con la policía.

El director de la Seguridad del Estado negó que existiesen fricciones entre el Ministerio de Justicia y el de Interior con motivo de las excarcelaciones producidas por la reforma de la ley de Enjuiciamiento Criminal y el Código Penal. Añadió que el paro y especialmente la droga son las causas que mayor incidencia tienen en la delincuencia, y anunció la creación de un mando único anti-droga que coordinará todas las actuaciones de las fuerzas de Seguridad en esta materia, mediante un decreto que está preparando la Dirección de la Seguridad del Estado.

Indicó también Vera que en la próxima convocatoria de Policía Nacional se crearán 100 plazas para mujeres, de las 500 disponibles, y se mejorará la preparación de los miembros de este cuerpo, mediante la ampliación a un año de los estudios y la exigencia del graduado escolar a los aspirantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1983.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50