_
_
_
_

Rumasa adeudaba en junio más de un billón de pesetas

Las deudas del grupo Rumasa (Rumasa, SA, empresas y bancos) superaban a finales del mes de junio el billón de pesetas, lo que implica unos costes financieros anuales desorbitantes, según se pone de manifiesto en el Informe cofidencial sobre el estado actual y estrategia futura de la operación Rumasa, perteneciente a la Dirección General del Patrimonio. La posesión de este documento, altamente confidencial, por Ruiz-Mateos ha alarmado a los actuales responsables del grupo que ayer lograron recomponer los caminos seguidos por la media docena de ejemplares existentes. A últimas horas de la tarde, en medios de la Administración se conocía con exactitud el despacho del que fue sustraído, fotocopiado y vuelto a depositar el informe en cuestión. Este despacho, situado en el madrileño paseo de la Castellana, pertenece a un alto cargo de la actual Rumasa.

El Informe fue elevado a finales de junio por el director general del Patrimonio, Javier Moral, al ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, y a la Presidencia del Gobierno, y de él existían ejemplares destinados a los más altos administradores de Rumasa, y entre ellos, al nuevo administrador general, Javier Ruiz-Ogarrio, para que conociese la situación del grupo al inicio de su gestión. Fuentes de la Administración aseguraron, a última hora de la tarde de ayer, haber reconstruido el recorrido exacto de los ejemplares, el método de la sustracción y el momento de la misma. Estas fuentes explicaron que la sustracción se produjo en los días en los que el titular del despacho estaba de vacaciones, a finales de agosto, por lo que Ruiz-Mateos dispuso del documento, en solitario, muy pocos días.El autor del "robo" habría sido algún colaborador cercano a Ruiz-Mateos que todavía no ha sido detectado como "fuente privilegiada de información" para el fundador del holding. Hasta el pasado mes de agosto, una docena de altos ejecutivos de Rumasa de la época anterior han sido despedidos precisamente por suministrar datos a Ruiz-Mateos y deslealtad a la nueva empresa.

La versión de Ruiz-Mateos, en declaraciones hechas ayer desde Londres a nuestra corresponsal Soledad Gallego-Díaz, es muy distinta: el método por el cual han llegado a su poder los documentos confidenciales del Gobierno ha sido el del anónimo. "Yo no tengo ninguna red de espías", afirmó. "Las numerosas filtraciones que me llegan, sin que yo sepa quiénes las envían, reflejan a mi juicio la desmoralización y el desconcierto de gran parte del personal de Rumasa y la discrepancia de criterios dentro de algunos sectores de la propia Administración sobre lo que se está haciendo".

Las ayudas del Banco de España

El ex presidente del holding incidió en estas nuevas declaraciones, en que el endeudamiento de los bancos del grupo Rumasa ha aumentado desde la expropiación en 300.000 millones de pesetas. Esta cantidad habría sido cubierta por el Banco de España y por otras entidades de crédito, presionadas para que presten dinero. "Las entregas del Banco de España se realizan con sólo un 8% de interés, según se comprueba en una anotación a mano que figura en el documento del Patrimonio Nacional del Estado".

Efectivamente, las ayudas directas del Banco de España a algunos bancos en dificultades se han producido a este tipo de interés, según pudo saber este periódico. En cuanto a la concentración de empresas del grupo, que forma parte de la segunda etapa de la reprivatización, según consta en el Informe, éste explica que en el ámbito nacional el número de empresas asciende a 670, incluyendo las llaripadas sumergidas y las participadas no expropiadas, así como las meramente instrumentales. De este número, sólo unas 350 realizan alguna actividad. El resto son las instrumentales de crédito, las instrumentales fiduciarias de lo sumergido y las inactivas o en proceso de disolución.

Es necesario, dice el Informe, poner en claro que de las 350 activas, sólo unas 250 son verdaderamente empresas con al menos una mínima entidad, de las- cuales, alrededor de 175 sociedades reúnen el 99,8% del activo total del grupo.

En el ámbito internacional Rumasa contaba con aproximadamente medio centenar de empresas, de las que no más de la tercera parte son reales y de valor relativamente reducido en comparación a la magnitud del grupo nacional. En la estrategia de la reprivatización, se pretende una reducción escalonada hasta 250 empresas. Precisamente, el lunes fueron eliminadas jurídicamente del grupo 98 empresas fantasmas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_