Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pintor Roberto Matta expone en Madrid sus ideas sobre el Mediterráneo, América y el renacimiento ibérico

El artista ocupa desde hoy las salas del Palacio de Cristal y del Circulo de Bellas Artes

El pintor Roberto Matta, chileno de 72 años, nacionalizado francés, "el último y verdadero representante de la época superrealista, según Rafael Alberti, asistirá hoy a la apertura de su antológica El Mediterráneo y el verbo América, con 60 pinturas de gran tamaño, en el Palacio de Cristal, y 50 grabados y dibujos al pastel, en el Círculo de Bellas Artes; donde ayer comentó a su presidente, el escultor Martín Chirino, su proyecto y convencimiento de un futuro renacimiento ibérico. La temporada artística de la Dirección General de BeIlas Artes y Archivos, organizadora de la antológica, comenzó ayer con exposiciones sobre la escultura húngara contemporánea y del fotógrafo Walker Evans.

Matta es la única persona en el mundo que lleva en su pasaporte una fotografía realizada por Cartier Bresson. Mientras asistía ayer al montaje, en el Círculo de Bellas Artes, de los cinco aguafuertes de la carpeta Los 5 destacagados, con poemas de Rafael Alberti, que acudió a saludarle, y los 50 dibujos originales sobre poetas de Latinoamérica, España, Brasil y Portugal, como un Canto general, Matta expuso sus proyectos e ideas sobre el mundo y el arte, lo que denomina proponsadas, ya que en este artista, viajero y comprometido, nada es definitivo.Su última proposición, que es una reflexión y llamada a la cultura, es resaltar la importancia de la cultura ibérica, al estar con vencido de que habrá un renacimiento ibérico, de la misma manera que hubo un renacimiento italiano. La idea principal es "una declaración de derechos del género humano desde el punto de vista de la cultura ibérica", cuando se cumplen dos siglos de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Como proyecto ambicioso, animó a que el Círculo de Bellas Artes participe en este puente cultural con Latinoamérica, "restablecer el cordón umbilical que el fascismo cortó, ya que desde Franco se habían interrumpido las relaciones entre España y América".

La cultura es agricultura

La cultura, el Mediterráneo, el arte, el superrealismo, Madrid Dalí, son conceptos que surgen en Matta sin apenas provocación, sólo con el ritmo que acompaña a su bastón de madera málaca. Para Roberto Matta la cultura va unida a la imagen de la agricultura, "como alimento necesario que hay que cultivar", de la misma manera que las artes visuales tienen que ver lo que está escondido, que era el verdadero sentido del superrealismo, para enriquecer la realidad".En su obra artística no sólo participa la realidad, de la misma manera que le interesa del cuento "lo que el cuento no cuenta". "Hay cosas que no se ven y son importantes, como el funcionamiento del pensamiento o la misma tierra. Se han inventado astucias para concebir estas realidades. Mi pintura propone una "humana mente" y parte también de la metamorfosis del tiempo en que yo he vívido, como las guerras de Vietnam y Argelia, el asesinato de Allende, como si fuera un testigo, un corresponsal".

Las dos exposiciones se agrupan bajo el título de El Mediterráneo y el verbo América. Considera que en lugar de la idea grecolatina del Mediterráneo es una unión de Asia, África y Europa, que tras las luchas cristianas en el Norte muchas de estas poblaciones emigran a América. Se están creando unas condiciones parecidas al Mediterráneo en el Pacífico, se confrontan culturas, con aztecas, incas, esquimales y en el exterior con otros países. Un Mediterráneo abocado a América Latina, que está a punto de derramar un cúmulo de inquietudes, pero no sabe dar a luz. De ahí puede salir el renacimiento ibérico".

Sobre Salvador Dalí dice que se esconde detrás de una máscara, "jamás se ha bajado del palcocénico, es un caso de esquizofrenia, que vive con dos o tres personas dentro a la vez, entre saltimbanquis y trapecistas". Arquitecto en su juventud, donde trabajó con Le Corbusier y Gropius, dice no tener idea sobre la obra de Picasso, ya que "los arquitectos no saben de pintura". Eterno viajero, enemigo del mercado del arte, sus obras se pasean por los museos pero no sé ven en las galerías, ya que no mercadea con el arte. Todo lo expuesto en Madrid, ya conocido en Valencia y Barcelona, es de su colección particular. "Los otros dicen que soy pintor y tengo un estilo. El pintor es el que sabe ver otras cosas, el que despierta el verbo ver".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 1983