_
_
_
_

Tres grupos españoles se disputan la construcción del 'metro' de Medellín, valorada en 75.000 millones de pesetas

Tres consorcios promovidos por grandes constructoras españolas se disputan, con otra docena de grupos extranjeros, las obras del Metro de Medellín (Colombia), valoradas en más de 500 millones de dólares (75.000 millones de pesetas). Si alguno de los tres consigue el contrato, como parece probable, aportaría la mayor exportación nacional comprometida durante el presente año. La Administración comercial y el Gobierno tratan, según fuentes informadas, de que la competencia internacional no frustre esta operación, que daría al grupo triunfador muchas posibilidades de construir después el ferrocarril metropolitano de la capital colombiana, Bogotá.

Por tratarse de una obra llave en mano, la construcción del Metro de Medellín permitiría al grupo de empresas concesionario encargar materiales a otras compañías españolas, fundamentalmente raíles, vagones, elementos eléctricos, etcétera. Además, podría emplear recursos humanos propios, factor que en estos años de recesión del mercado español es uno de los incentivos que llevan a las grandes empresas del sector a intensificar la búsqueda de contratos en el extranjero.Los más de 500 millones, de dólares que costará el proyecto equiparan la operación al contrato por 100.000 millones de pesetas que formalizaron hace un año con Egipto las sociedades públicas Enasa y Bazán. Gracias al apoyo prestado a nivel gubernamental y administrativo, ambas compañías lograron el suministro de 3.000 camiones, 600 vehículos blindados, 200 autobuses, seis patrulleras y dos corbetas.

Las obras que ha sacado a licitación Colombia deben ser realizadas en un plazo de cuatro o cinco años. Pero cuentan también con el aliciente de que, previsiblemente, el consorcio que las consiga cuente con más probabilidades para pujar en otros proyectos del mismo país, como el futuro ferrocarril metropolitano de Bogotá.

Otro de los factores de interés es que se podría contribuir a paliar el descenso acusado durante los últimos meses en las exportaciones españolas al área latinoamericana, debido a la menor demanda que permiten a los países de la zona la devaluación de sus monedas, el alza de tipos de interés y los bajos precios de las materias primas, con las consiguientes secuelas en los problemas de deuda exterior. Precisamente, Colombia es una de las naciones latinoamericanas que cuenta al respecto con una situación desahogada. Esto merece a las empresas implicadas mayores garantías que las otorgadas a tales proyectos por la ayuda del Banco Mundial u otras instancias financieras internacionales.

Por todo ello, la Administración comercial y medios gubernamentales españoles han decidido prestar al asunto todo el apoyo posible, conscientes de que el contrato sería la mayor exportación comprometida durante 1983, según fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda.

Competencia española

Los consorcios españoles que se disputan el Metro de Medellín están encabezados por Entrecanales, Dragados y Construcciones, y las empresas públicas Auxini-Focoex (Fomento de Comercio Exterior). Han presentado también ofertas otra docena de grupos japoneses, brasileños, italianos y franceses.En los tres casos hay una pequeña presencia extranjera. Junto con las sociedades del sector público concurren Huarte y la República Democrática Alemana, ésta con el 20% del valor de la obra. De otro lado, la República Federal de Alemania participa junto a Entrecanales. Y en el grupo liderado por Dragados y Construcciones, que se llevaría un 25% del valor de ejecución, se encuentran Macosa, AEG Ibérica, Iterelec y otras firmas francesas.

Pese a que fuentes de estos consorcios intentan no dar pistas que podrían utilizar en su contra los competidores nacionales y extranjeros, un portavoz de Dragados y Construcciones, primera compañía española del sector, ha expresado que creen contar con grandes probabilidades, debido al bajo precio solicitado -en torno a los 540 millones de dólares- y a su experiencia en Colombia. La resolución final es esperada para dentro de uno o dos meses.

Según el portavoz de Dragados, en la órbita del Banco Central, sólo la japonesa Mitsubishi parece haber realizado una oferta más baja, al parecer 500 millones de dólares. Sin embargo, eventuales deficiencias técnicas en la evaluación del proyecto, como no considerar debidamente las importaciones necesarias, podrían desplazar a la sociedad nipona de la fase final, de acuerdo con la misma versión. Dragados efectuó recientemente el movimiento de tierras del aeropuerto de Medellín y ahora construye, también en solitario, la presa de Salvajina, trabajos valorados en 4.000 y 5.000 millones de pesetas, respectivamente.

La impresión recogida en otros medios es que la oferta de las sociedades públicas y Huarte, cuarta constructora nacional, se aproxima a los 550 millones de pesetas. La encabezada por Entrecanales parece que es más alta.

Fuentes gubernamentales han confirmado que existe gran interés por parte de las empresas públicas, pero que está siendo y será apoyada cualquiera de las soluciones españolas.

En el Ministerio de Economía y Hacienda se considera que la financiación ofrecida a Colombia para encargar el proyecto a un consorcio nacional puede inaugurar el nuevo sistema de subvenciones al crédito a la exportación, consistente en compensar varios puntos del tipo de interés por los fondos necesarios que los bancos capten en divisas. Asimismo, se concedería una póliza de seguro por parte de la aseguradora de mayoría estatal CESCE.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_