Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Consecuencias de las inundaciones en el norte de España

Alarma en Francia por los bidones tóxicos a la deriva procedentes de las riadas

En un clima de psicosis colectiva, motivada por bidones con productos tóxicos en las costas francesas procedentes de España, el Gobierno galo ha hecho saber que se habían tomado medidas para evitar desgracias personales. Según informaciones facilitadas por las autoridades marítimas, medio millar de bidones habían sido detectados en los 50 kilómetros de playas vasco-francesas y de las Landas.

En Francia no solamente se ha prohibido bañarse en la zonas afectada, sino que en algunos casos el acceso a las playas ha quedado prohibido para evitar la contaminación por el cianuro de sodio y el éter contenido en los bidones arrastrados por las aguas en las recientes inundaciones en el País Vasco español, informa desde París J. M. Siles.En Capbreton (Landas), uno de los bidones se abrió a poca distancia de la costa, desprendiendo humo negro y espeso además de un olor áspero. También fue localizada una cisterna de gas. En Biarritz fueron recogidos una treintena de bidones y una decena en Tarnos y Seignosse, al norte. En las Landas, las playas de Hossegor, Labenne, Mimizan y Ondres están igualmente amenazadas por contaminación de cianuro.

La comandancia marítima de Bayona ha lanzado un aviso urgente a los navegantes para advertirles del peligro que representan los bidones de productos tóxicos. Brigadas municipales y de la gendarmería patrullan las costas landesas y vascas mientras, bajo el control de la Dirección General de Protección Civil, se ha organizado un servicio de recuperación en alta mar de los bidones.

Tanto la radio y la televisión como la Prensa escrita han mantenido alerta a la opinión pública francesa sobre el desarrollo del rescate de las sustancias tóxicas. Al mismo tiempo, algunos diarios, como Le Monde, han señalado el alcance de los daños que puede producir el éter y el cianuro de sodio, así como Cobalto-3, también detectado en las costas, aunque se asegura oficialmente que se trata de un producto no radiactivo.

El cianuro bloquea las células de organismo, provocando la muerte instantánea por simple contacto y a veces con la sola inhalación. En dosis pequeñas ocasiona trastornos digestivos, confusión mental y dificultades respiratorias. El tratamiento aconsejado es la asistencia respiratoria y cardiovascular.

Las autoridades han recomendado no acercarse a los bidones para evitar desgracias personales, aunque se temen graves consecuencias ecológicas si continúan abriéndose bidones.

Los servicios de la protección civil española que inspeccionaron la costa guipuzcoana a lo largo del día de ayer creen que los bidones arrastrados por las corrientes marinas han seguido la ruta de la diagonal que une la costa vizcaína y la francesa y que discurre alejada del litoral guipuzcoano.

El largo centenar de bidones todavía no localizado contienen arsénico, mercurio, plomo, cobalto-3 no radiactivo, informa José Luis Barbería desde San Sebastián.

La prohibición de bañarse y de pescar dentro de las cuatro millas se mantiene en Guipúzcoa, pese a que el análisis de las aguas mostró ayer un índice de contaminación muy inferior al del martes. En cualquier caso, la contaminación de las aguas marinas de Guipuzcoa es de origen exclusivamente orgánico, a consecuencia de las aguas revueltas, las materias fecales y la descomposición de animales muertos. La situación sanitaria parece definitivamente controlada, en un momento en que, de existir, los procesos infecciosos debían haberse manifestado ya en forma de brotes epidémicos.

A la vista de los análisis del agua, Protección Civil planteará hoy mismo la anulación de las órdenes de bañarse y pescar dentro de la franja de cuatro millas, si bien la vigilancia y las labores de incineración de animales muertos se mantendrán durante el resto de la semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 1983

Más información

  • Los recipientes son arrastrados hacia el País Vasco francés